martes, 24 de abril de 2018

EL CURRO, ¿SE ACABÓ?

Dijo Mauricio Macri jefe de gobierno de CABA y candidato a la presidencia de la Nación el 8/12/2014: “Conmigo se acaban los curros de los DDHH”. ¿Se acabaron?


Por Malú Kikuchi

Caso Maldonado, datos: Santiago Maldonado, 28 años, artesano tatuador, habitando desde hacía poco tiempo en Esquel, provincia de Chubut. Cercano ideológicamente al grupo mapuche del Pu Lof de Cushamen (tierras ilegalmente ocupadas por este seudo pueblo originario), los acompañó cuando estos cortaban la ruta 40 reclamando “tierras ancestrales”. La gendarmería reprimió.

Sucedió el 1º/8/2017, Santiago Maldonado desapareció. La desaparición fue caratulada como “forzada”, lo que implicó que miembros del gobierno (FFAA, nacional, provincial o municipal), secuestraron al tatuador privándolo de la asistencia de un juez. Testigos mapuches declararon haber visto como los gendarmes subían a Santiago a una de sus camionetas. Ellos zafaron porque cruzaron el río Chubut.

De acuerdo a Sergio Maldonado, hermano mayor de Santiago, este le tenía miedo al agua, ya que de chiquito casi se ahoga en Misiones. La “desaparición forzada” ¡en democracia!, fue explotada políticamente por Estela de Carlotto y el resto de la oposición a semanas de las elecciones legislativas. Se usaron todos los elementos posibles para encontrar a Maldonado y el estado gastó $53.539.571 en ello.

Mientras, las marchas se sucedían gritando el nombre de Santiago Maldonado. La abogada defensora de la familia Maldonado es Verónica Heredia. El juez federal de la causa es Gustavo Lleral, subrogante en esta causa especial. Después de 77 días, el 16/10/2017, se encontró el cuerpo de Santiago atrapado por unas ramas en el río Chubut. Ya no era más un desaparecido, se le debía una autopsia.

La misma se realizó en la Capital, el 20/10/2017; el traslado desde Trelew se hizo guardando todos los recaudos y vigilado por la familia. Incluyendo al perito de parte, Alejandro Incháurregui (al que el Estado, o sea nosotros, le pagó $300.000 por 6 meses de trabajo) y 54 peritos más, un total de 55, concluyeron que Santiago murió asfixiado por inmersión, más hipotermia. La familia aceptó.

Santiago Maldonado no presentaba golpes, ni marcas de ataduras, ni ninguna muestra de maltrato. Simplemente, se ahogó, no nadaba bien y el frío del río Chubut al pie de la cordillera en pleno invierno, hicieron lo suyo. A pesar del concluyente resultado, que obligó a cambiar la carátula de la causa, la abogada y la familia estiran el caso de manera inverosímil y sin tener razones para hacerlo.

¿Sin tener razones? La abogada Heredia le pide al juez Lleral que se trasladó a Rawson, capital de la provincia, que vuelva a Esquel, para ocuparse de este único caso, aparentemente ya resuelto. Porque los costos de llevar los escritos y trasladarse hasta Rawson son onerosos. Lleral contesta que la familia Maldonado recibe ayuda del estado nacional del Programa Asistencia a las víctimas.

Esta ley Nº 27.372, todavía no reglamentada, asiste económicamente a las víctimas de delitos federales. Santiago Maldonado se ahogó sin que nadie lo “ayudara” a ahogarse, ¿eso es un delito federal? Hasta ahora y desde el 29/8/2017, la familia Maldonado ha recibido $1.600.000 del Estado Nacional desde el ministerio de justicias y DDHH. Nosotros le pagamos a los Maldonado, más de $200.000 p/mes.

Sergio Maldonado lo admite: pasajes aéreos, traslados vehiculares, alojamientos, etc… A pesar de la “asistencia”, declaró públicamente: “a) que el 1º /8 hubo una salvaje represión por parte de una fuerza de seguridad estatal, conducida y apoyada por las autoridades políticas; b) que se produjeron desvíos y entorpecimientos en la cause de parte de la Justicia Federal de Chubut y el Poder Ejecutivo Nacional; c) que es necesario contar con investigadores especializados e independientes para lograr conocer la VERDAD, obtener JUSTICIA y evitar la IMPUNIDAD en el caso de la muerte de Santiago”. (Las mayúsculas, como el resto, son de Sergio Maldonado).

¿Cómo sabe Sergio Maldonado que la represión sucedió tal como la cuenta si no estuvo presente? ¿Los investigadores y peritos (incluyendo al de su familia) no le son confiables? De ser así, ¿por qué aceptó el resultado de la autopsia? Si conoce tan bien el accionar de la justicia federal chubutense y el de los políticos que escondieron ¿qué?, debe dar a conocer sus fuentes.

Porque si todo lo que dice es cierto, entonces la situación institucional argentina es trágica y hay que hacer algo al respecto. De no ser así, si todo esto de alargar y alargar algo que ya está resuelto, se reduce a seguir recibiendo los más de $200.000 por mes, que muchos de nosotros quisiéramos, entonces, la situación, también es trágica. ¿El gobierno le tiene miedo a las ONG de DDHH?

Obviamente que a las ONG de DDHH de la extrema izquierda, a los de mamá Hebe y nona Carlotto, no a todos, a los reales, auténticos DDHH que todos tenemos, pensemos como pensemos. Y este caso, se mire como se mire, es un curro de DDHH zurdos, que seguimos pagando entre todos. Y son muy caros, en $$$ y en desmoralización. Al cambiar de gobierno creímos, Macri nos lo dijo, que se acababan los curros con los DDHH, no es cierto, los Maldonado son la prueba. Al gobierno le falta coraje, ese que le sobra para subir las tarifas y le falta para terminar con estos curros.


LaCajaDePandoraOnLine


lunes, 23 de abril de 2018

EL FISCAL ROMERO AFIRMÓ QUE LA DOCTRINA DE ZAFFARONI PERVIRTIÓ EL SISTEMA PENAL



El fiscal Marcelo Romero cuestionó la doctrina comulgada por el ex presidente de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, al afirmar que esa forma de Justicia “hirió de muerte al derecho penal argentino”.

“El abolicionismo penal, propugnado por (Raúl) Zaffaroni y sus adlateres, hirió de muerte al derecho penal argentino”, sostuvo el titular de la UFI 6. Agregó que los “estrambóticos postulados del ex juez han pervertido severamente el juicio crítico de estudiantes de Derecho, abogados y magistrados judiciales”.

Para Romero, 
los pseudo razonamientos -de Zaffaroni- han invertido el paradigma del derecho penal, convirtiendo al criminal en víctima de la sociedad, y a esta en victimaria. Hoy el derecho penal vernáculo es un escalofriante absurdo, una aberración jurídica de proporciones inimaginables. Hoy, el sistema penal argentino es una joda; los delincuentes brindan con champán”.

Días atrás, el ex juez del máximo tribunal había señalado que Argentina está “en una etapa de colonialismo avanzado”, y aseguró que este es impulsado por “las corporaciones transnacionales que son las que tienen el poder en este momento”.


DiarioHoy


domingo, 22 de abril de 2018

OTRO JUEZ PREVARICADOR

Miguel Hugo Vaca Narvaja
Miguel Hugo Vaca Narvaja, asumió como juez del Juzgado Federal N° 3, de Córdoba, el 20 de noviembre de 2014.

En su currículo se puede hacer constar que:

El juez es primo de Camilo Vaca Narvaja, ex pareja de Florencia Kirchner. 

Camilo Vaca Narvaja- Florencia Kirchner

El juez es sobrino del delincuente Fernando Vaca Narvaja (padre de Camilo) que fuera uno de los fundadores de la banda terrorista Montoneros. Fernando estuvo acusado de ser entregador de 20 miembros de la banda, durante la llamada contraofensiva montonera en 1980. 

Fernando Vaca Narvaja

Condenado por la justicia civil, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, por los hechos de violencia de sus años en Montoneros, fue indultado por el presidente Menem en 1989. Fue presidente de Tren Patagónico en la provincia de Río Negro. En ese organismo, fue denunciado por maltrato hacia los empleados, abuso de autoridad y perseguir a trabajadores por su filiación partidaria.

Miguel Hugo Vaca Narvaja
El juez es hijo del delincuente terrorista montonero Miguel Hugo Vaca Narvaja. Un decreto de Isabel Martínez de Perón ordenaba la detención de Vaca Narvaja entre otros militantes. El 20 de noviembre de 1975, Miguel Hugo Vaca Narvaja fue detenido saliendo de Tribunales Federales, donde estaba haciendo gestiones por la detención de Miguel Ángel Mozé. Permaneció 5 días en el Departamento de Informaciones D2 de la Policía de la Provincia, hasta que el 25 de noviembre fue trasladado a la Unidad Penitenciaria Nº1 de Barrio San Martín y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. En agosto de 1976 su defensor logró la autorización de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que pudiera exiliarse como refugiado político en Francia (Nunca un país comunista). Cinco días después de que el gobierno militar recibiera la orden de la Corte de liberarlo, fue muerto en un supuesto intento de fuga, junto a Higinio Arnaldo Toranzo y Gustavo Adolfo De Breuil.
Hugo Miguel Vaca Narvaja
El juez es nieto de Hugo Miguel Vaca Narvaja, uno de los fundadores de la Unión Cívica Radical Intransigente, quien fue secuestrado de su casa en Córdoba el 10 de julio de 1976. A fines de julio de ese mismo año, su cadáver apareció decapitado en el barrio Alta Córdoba; su cabeza apareció tirada en una bolsa de nylon.

* * *

El juez Hugo Miguel Hugo Vaca Narvaja, militante de “justicia legítima”, usa su cargo de juez, para tomar venganza contra quienes reprimieron el accionar terrorista de sus familiares.

Actualmente interviene en causa denominada "Gómez, Miguel Ángel y otros" que se inició con 82 imputados, entre ellos el General Luciano Benjamín Menéndez, pero en la actualidad quedan 66, tras el fallecimiento de este último, el pasado 27 de febrero, y de otros acusados. Lo que equivale a decir que ha dejado morir en cautiverio, en injusta prisión preventiva, a 16 de los imputados.

¿A cuántos acusados más, asesinará, dejándolos morir en injusto cautiverio?

Orlando Agustín Gauna Bracamonte




sábado, 21 de abril de 2018

CAMPEONES DE LA HIPOCRESÍA



"A veces, uno sabe de qué lado está simplemente viendo quiénes están del otro lado"
. Leonard Cohen


Por Enrique Guillermo Avogadro

Néstor Kirchner, a quien la posibilidad de apropiarse del dinero ajeno lo llevaba al éxtasis, decidió ahogar a las compañías petroleras mediante el congelamiento de los precios en boca de pozo con el exclusivo propósito de inducir a Repsol a desprenderse en su favor de un alto porcentaje de las acciones de YPF y huir del país. Como testaferro, utilizó a la familia Eskenazi, también propietaria del Banco de Santa Cruz, con la cual mantenía relaciones derivadas de la apropiación de los "fondos de Santa Cruz" y su colocación en cuentas en el exterior a nombre personal del pingüino mayor.

A raíz de esa demencial conducta, la Argentina perdió el autoabastecimiento energético, ya que las empresas afectadas dejaron de invertir en exploración de nuevos yacimientos y, durante muchos años, consumimos los que conocíamos; cuando prácticamente se acabaron, debimos importar masivamente gas con la consiguiente sangría masiva de las divisas que quedaban en el Banco Central, generando así inflación y un nuevo nicho de gigantesca corrupción.

Además, el kirchnerismo montó un monumental sistema de subsidios a la energía y el transporte que, en la práctica, benefició a los habitantes de la Capital Federal y el Conurbano; mientras aquí nos regalaban la luz y el gas, en especial a la alta clase media, nuestros conciudadanos del interior debían pagarlos a precios que duplicaban y triplicaban los que aquí regían.

Así llegamos al 2015, cuando la inquilina de la Casa Rosada se marchó a su lugar en el mundo para fundar el "club del helicóptero" e intentar desestabilizar a su sucesor. Contaba con la inestimable ayuda del campo minado que había preparado, un altísimo porcentaje de pobres a los que se debía atender, un imparable déficit público, un descrédito internacional enorme y el Banco Central sin reservas. Mauricio Macri contribuyó a la maniobra urdida cometiendo el ya irreparable error de no desnudar la situación ante la sociedad, que transitaba una crisis gravísima sin percibirla.

El Gobierno decidió enfrentarla gradualmente y, para ello, debió recurrir al endeudamiento externo, habilitado por el levantamiento del cepo cambiario, la solución al problema con los holdouts y la promesa de una mayor seguridad jurídica, tan deteriorada e indispensable para recibir inversiones directas en nuestra economía. La oposición, formando un coro infernal, maldice diariamente contra la creciente deuda y se cansa de reírse del fracaso en convocar a los dueños del dinero local e importado para que lo pongan aquí, en la economía productiva.

La discusión en el Congreso sobre los aumentos tarifarios, en especial de la energía eléctrica, mostró a las claras de que madera están hechos nuestros distinguidos representantes. Si bien era lógico esperar una actitud bastarda de parte de quienes militan en la Unión Ciudadana, ese engendro que sacó de la manga Cristina Fernández para no correr con los colores del peronismo, al cual había recomendado suturar una parte de su anatomía, y también de la cerril izquierda, hasta ahora el "PJ racional" (Miguel Pichetto) y los renovadores (Sergio Massa) se habían portado razonablemente bien.

Mientras algunos aúllan en la calle (el mugriento Roberto Baradel debió regresar en primera clase por Lufthansa para encabezar la "marcha de las velas") por el crimen de intentar que todos comencemos a pagar por la energía lo que realmente vale (aún con los aumentos, seguimos pagando mucho menos que nuestros vecinos), gritan aún más fuerte contra el endeudamiento, único camino posible para evitar el ajuste realmente necesario del gasto público que reclaman muchos economistas de nota.

Los legisladores que quieren torcer el brazo del Gobierno y hacerlo retroceder -algunos hasta han iniciado acciones judiciales para retrotraer los precios de la electricidad y el gas a los que tenían a principios del año pasado- no dicen cuál es la alternativa que ofrecen para financiar los demenciales subsidios que pretenden renovar. Lamentablemente, las opciones son escasas ya que, si lo lograran, habría que dejar de invertir en escuelas, rutas y hospitales, la inflación volvería a desmadrarse y los parques generador, transportador y distribuidor de energía recaerían en la obsolescencia, con las consiguientes interrupciones del servicio.

Peor aún, porque desaparecerían los muchos inversores que acaban de firmar los contratos de generación de energía renovable (eólica y solar), que no podrían sostenerlos al no recibir los precios pactados. Y ello repercutiría de inmediato en todos los campos de la economía; en realidad, la mera discusión planteada ya está llenando de inquietud a quienes comenzaban a ver nuestro país como atractivo y observan con preocupación esta nueva muestra de inseguridad jurídica.

Pero, más allá de la actitud de la oposición, que prueba una vez más la validez del "teorema de Baglini", la similar reacción de la sociedad en su conjunto le permite competir por el campeonato: mientras despotrica en las redes sociales y en los medios de prensa contra las nuevas tarifas, el consumo de electricidad sigue incrementándose a una velocidad que supera al crecimiento de la economía. Y ello sólo puede significar una cosa: para una gran parte de la población, la energía sigue siendo tan barata que puede derrocharla; y no debemos olvidar que, en el otro extremo económico-social, la tarifa social protege a quienes no pueden pagarla.

También compiten por el título hipócrita los organismos de falsos y tuertos derechos humanos. Todos hemos visto las merecidas celebraciones que realizan cada vez que un nieto desaparecido es identificado y recupera su identidad, y miramos en cobarde pasividad los escraches que realizan cada vez que a un militar se le otorga el beneficio de la prisión domiciliaria, que ya goza, por ejemplo, Milagro Salas. Y qué decir de aquéllos que esperan el juicio en total libertad, como Amado Boudou, Cristóbal López, Fabián de Souza, Carlos Zannini, Luis D'Elía, Ricardo Echegaray y tantos otros reos de corrupción o traición a la Patria, mientras los presos políticos se pudren en las cárceles por prisiones preventivas que exceden los diez y quince años.

Pero lo que hoy los hace aspirantes al título es el estruendoso silencio con que han recibido la noticia de la aparición con vida del Dr. Antonio Manuel Gentile, de cuya muerte se responsabilizó por años al régimen militar de 1976. No escuché, ni creo que nadie lo haya oído, decir nada sobre este curioso episodio a Estela Carlotto, Hebe Bonofini, Horacio Verbitsky o tantos otros panegiristas de los terroristas de todo pelaje.

Ese silencio tiene una razón de efectividad conducente ya que, cuando uno recorre el Parque de la Memoria, comprueba la inclusión, entre las casi ocho mil placas que tienen nombre de presuntos muertos por represión estatal, a muchos fusilados por las propias organizaciones guerrilleras, suicidados o caídos al intentar copar instalaciones militares. Todos sabemos que sus familiares han recibido ingentes indemnizaciones de parte del Estado nacional; a pesar de que se trata de miles de millones de dólares, la identidad de sus receptores y los montos pagados en cada caso se mantienen en la oscuridad por obra y gracia de la Secretaría de Derechos Humanos, que se niega cerradamente a informar sobre el tema.

Y esto nos lleva a otro competidor por el título, Sergio Maldonado, que intenta sostener, contra toda prueba y evidencia, que la muerte de su hermano ahogado en un río del sur se debió a la represión de la Gendarmería Nacional, y que ya ha logrado cobrar dos millones de pesos de manos del Estado idiota, que todos mantenemos con nuestros impuestos.

Transformarnos en un país serio y confiable, para propios y extraños, nos llevará muchos años, pero debemos comenzar a recorrer ya mismo ese camino, porque mañana será tarde.



viernes, 20 de abril de 2018

LA VIOLENCIA TAMBIEN TIENE CARA DE MUJER



¿Por qué es tan difícil pensar a las mujeres como violentas y actuar en consecuencia tanto social como penalmente?

Por Betina Riva

En los últimos tiempos vemos aparecer en las noticias cada vez con mayor asiduidad noticias de mujeres que atacan a hombres con los que han mantenido algún tipo de relación sentimental o sexual, usualmente provocándoles la muerte o graves lesiones. También, es más usual leer que han agredido sexualmente a menores varones o adultos. Estas noticias usualmente no encuentran ni el eco ni la furia que el caso contrario despierta en la sociedad. O incluso, en los casos donde una mujer adulta se aprovecha de la inexperiencia o presiona a un menor para tener sexo, se lo comenta jocosamente, como si no se tratara nunca de una situación traumática sino que debe ser festejado. Se menciona como el muchacho debería vivir la situación abusiva como un logro o una iniciación en la adultez, sin pensar lo que puede significar para ese muchacho en ese momento o a futuro. Esta mirada además hace doblemente difícil que el varón pueda acercarse a denunciar abusos sexuales por parte de figuras femeninas. Ni hablar si las que lo realizan son familiares (madres, tías).

¿Por qué es tan difícil pensar a las mujeres como violentas y actuar en consecuencia tanto social como penalmente?

Quizás porque sigue siendo más fácil ver a las mujeres como víctimas que como victimarias, la construcción social y cultural de la “debilidad femenina” contra la “fuerza masculina” continúa creando sentidos comunes que hacen de las primeras unas pobres almas en desgracia y de los segundos unas bestias salvajes sin control. Sin embargo, es hora de afrontar con honestidad que las cosas nunca son tan nítidas, ni tan sencillas, ni tan extremas.

La violencia es un fenómeno interpersonal, cualquiera puede ejercerla y cualquiera puede sufrirla. Esto no quiere decir que no haya grupos más vulnerables: los niños y los ancianos, los enfermos y los discapacitados de cualquier sexo.

Se me contrapondrá que “estadísticamente” hay más denuncias por agresión contra hombres que contra mujeres. Revisemos esto desapasionadamente. Las estadísticas, que en este caso parecen ser la respuesta mágica y pared para no abordar el problema en ningún nivel, no son una fuente fiable por dos cuestiones: en primer término su relevamiento no es controlable ni seguro por un lado (y esto corre para cualquier delito en realidad) siendo caprichoso el relevamiento de datos y, en segundo lugar, porque el imaginario de cómo debe ser y portarse un hombre hace que no se denuncie o bien, que si la víctima logró juntar el coraje suficiente para acercarse hasta una comisaría o incluso una fiscalía, sean humillados de distintas maneras y lo más posible es que ni siquiera logre que se tome su reclamo. Ni hablar de la imposibilidad de que las comisarías “de la mujer”, que deberían encargarse de los casos de violencia en la pareja o de “género” entendiendo esto en su forma real es decir tomando en cuenta tanto a hombres como mujeres, tomen en cuenta la situación de un hombre denunciante. Aquí confieso mi permanente perplejidad por el nombre de dicha institución (aunque en algunos casos se agrega “y la familia”).

Es cierto que algunos varones han logrado denunciar a sus parejas u otras mujeres por lesiones, sin embargo, estas causas no se observan desde el prisma que parece hoy querer devorarlo todo “la violencia de género”. Así, la mentada “perspectiva de género” que -sostienen algunos abogados y casi todas las feministas y la mayoría de los abogados feministas de todos los géneros (no sea cosa) y de ambos sexos- debería aplicarse en el derecho penal cada vez que una mujer realiza una denuncia contra su pareja hombre (el problema de la violencia homosexual tanto entre hombres como entre mujeres continúa siendo mayormente ignorada) no parece tener un correlato igualitario (esa palabreja que parece gustar tanto hoy en día) cuando se trata del caso inverso.

Brevemente, me permito agregar, que si bien esta mirada que se pretende “sensible” del derecho penal es más compleja de lo que su caricatura y simplificación nos muestran o permiten adivinar y, si bien considero, que puede aportar herramientas para pensar la violencia específica en relaciones de pareja (doméstica) e incluso sexual se está llevando hacia el absurdo de sostener que la sola palabra de la víctima femenina contra el supuesto agresor es prueba suficiente o debe pesar más que cualquier otra para su condena... o en el caso contrario cuando es ella quien “reacciona” y ataca a su pareja como excusa que la libre de culpa y cargo.

La violencia en las parejas es un fenómeno que usualmente se presenta sin testigos, esto es verdad, pero que deja marcas y señales, tanto físicas como psíquicas. Toda violencia debe ser encarada firmemente, todas las víctimas tienen derecho a ser escuchadas, protegidas, amparadas y representadas en el sistema de justicia.

Sostener que debemos ignorar la violencia ejercida por las mujeres tanto física como sexual, psicológica o económica sobre los hombres porque “no son tantos” quienes la sufren es un argumento miserable que pretende esconderse detrás de un supuesto saber “estadístico” que no puede sostenerse si se lo analiza seriamente. Argumentar que visibilizar las violencias que las mujeres ejercen sobre los varones implica desconocer la inversa es asignar al contrario la postura propia.

Fuentes:
[1] A modo de ejemplo: https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2017/09/11/la-fiscal-revelo-que-el-rugbier-mendocino-no-fue-arrollado-dos-veces/
https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2017/06/24/murio-apunalado-por-su-mujer-la-habia-denunciado-pero-los-policias-le-dijeron-que-no-sea-maricon/


[2] A modo de ejemplo: https://www.infobae.com/america/eeuu/2017/09/26/la-esposa-de-un-entrenador-de-futbol-americano-violo-a-un-jugador-de-16-anos-del-equipo-de-su-marido/
https://www.infobae.com/america/eeuu/2017/08/08/condenaron-a-una-mujer-de-38-anos-que-abuso-de-dos-adolescentes-de-14-y-15-tras-seducirlos-con-fotos-hot-en-redes-sociales/
https://www.infobae.com/america/mundo/2017/05/29/tres-mujeres-drogaron-y-secuestraron-a-un-hombre-para-violarlo-durante-todo-un-fin-de-semana/
Recientemente además se publicó el siguiente artículo: https://actualidad.rt.com/actualidad/244243-estudio-revela-agresiones-sexuales-hombres-mujeres
(Versión original: https://www.researchgate.net/publication/308844135_Sexual_Victimization_Perpetrated_by_Women_Federal_Data_Reveal_Surprising_Prevalence)

[3] Recién en 2015 se dará uno de los primeros casos con condena firme por el abuso sexual con acceso carnal de una mujer a un hombre: la madre abusó durante años de su hijo. http://www.scba.gov.ar/includes/descarga.asp?id=32961&n=Ver%20Sentencia%20(67136).pdf

[4] Sobre el mito de que las mujeres no abusan se puede consultar entre otros el texto de Gutiérrez, Pedro A. "Delitos sexuales sobre menores" Eds. La Rocca, Bs. As., 2015 (pp. 55-62)

[5] Estadística criminal de 2012, origen de los datos Procuración General de la Provincia contabilizando los procesos (IPP) iniciados en ese período.
Abusos de orden sexual (compatibilizando allí todos los ilícitos afectantes de idéntico bien jurídico con víctimas mayores y menores): 9388 casos (incremento del 600% respecto al 2011)
90% mujeres, 10% varones.
De esas denuncias 44% ámbito intrafamiliar.
71 de cada 100 casos demuestran vínculo previo entre víctima y victimario.
En cuanto a la edad de la víctima (índice de vulnerabilidad) 45% afectan menores entre 6 y 15 años, 15% adolescentes de 16 a 18 años, 12% adultos entre 22 y 30 años y el 5% menores de 0 a 5 años.
Sobre el porcentual de abusos intrafamiliares: 62% menores de 15 años, 39% de ese 62% afectó a niñaes y niños entre 11 y 15 años, el 16% de 6 a 10 años y el 7% de 0 a 5 años.
"abusos sexuales de menor intensidad y consecuente gravedad" 78,73% de las denuncias son de víctimas mujeres y 19,63% varones. De estos, el 54% intrafamiliares, y de este porcentaje el 68% afectó a niños de 0 a 5 años y el 16% a menores de 5 años.

FUENTE: Gutierrez, Pedro A. "Delitos sexuales sobre menores" Eds. La Rocca, Bs. As., 2015. pp.28-29
[6] Es interesante al respecto sobre la encuesta de violencia contra las mujeres la lectura del artículo de Malena Rey: http://ar.bastiondigital.com/de-vida-o-muerte/una-oportunidad-malgastada

restaurarg.blogspot.com.ar

jueves, 19 de abril de 2018

NADIE GOBIERNA PARA LAS MAYORÍAS



Nadie gobierna para las mayorías nacionales. Ningún gobierno se dice nacionalista, aunque pareciera que Trump, Putin y Jimpin lo hacen. Pero ellos son tres giles, los vivos somos nosotros. 

Por Alberto Buela (*)



Charlando con un experimentado dirigente sindical me comentó su preocupación por lo que viene observado: el reemplazo del interés sobre las mayorías por el de las minorías. “¿Acaso no nos enseñaron desde siempre -me dijo- que el que gana gobierna y el que pierde acompaña?”

Y es cierto, hoy asistimos a la paradoja que gobiernos, votados por mayoría, se ocupan más por los intereses de las minorías, que de sus votantes. Ej. Macri se ocupa más por satisfacer el deseo de las abortistas, que son una ínfima minoría, que por los deseos de veinte millones de mujeres argentinas que quieren tener hijos sanos, sabios y buenos. Y para ello tiene que proveerlas de un buen sistema de salud, de educación y de justicia, cosa que no hace.

El gobierno anterior, el de los KK, se ocupó de los deseos de los homosexuales y lesbianas sancionando el matrimonio gay, en lugar de crear las condiciones de trabajo y vivienda para que millones de jóvenes puedan casarse.

Y el anterior a los KK, -nos salteamos los de Duhalde y de la Rúa porque fueron circunstanciales-, el de Menem, se ocupó de satisfacer el deseo de la minoría empresaria y financiera en contra de las necesidades de la mayoría del pueblo.

El anterior, el de Alfonsín, se ocupó de satisfacer los intereses de las madres de Plaza de Mayo por sobre los intereses de la inmensa mayoría de las Madres del Dolor, a quienes a diario les mataban y les matan a sus hijos en las calles argentinas.

Con estos ejemplos, hay cientos que el lector puede poner a su gusto e piacere, queremos mostrar como desde la restauración democrática (1983) hasta hoy día los gobiernos, todos elegidos por mayoría de votos, han gobernado para las minorías de uno u otro signo político.

Este cambio evidente para el observador atento tiene que ver, en nuestra opinión, con el reforzamiento cada vez más profundo de lo que Robert Michels (1876-1936) denominó Ley de hierro de la oligarquía; que el sociólogo alemán enunciaba así: la paradoja es que siendo los partidos políticos las principales instituciones de la democracia, ellos al estar constituidos por oligarquías partidarias, no son organizaciones democráticas.

Estos oligarcas de la política responden cada vez más y más a los intereses de las minorías que ellos representan.

Esto viene a explicar el por qué hoy la minoría gay tiene una amplia representación en el ministerio de relaciones exteriores y en la educación. El por qué la minoría hebrea tiene amplia representación en todos los organismos del poder ejecutivo y judicial. El por qué la minoría apátrida ocupa cargos de decisión político-económica.

Es que los agentes políticos se han transformado en un eslabón en la cadena de ejecución de mandos y así ellos responden a los intereses concretos de los grupos de poder o lobbies que los llevaron a integrar las oligarquías de los partidos.

Hoy no existe prácticamente ningún gobierno en Occidente que gobierne para las mayorías. Hoy se gobierna para las minorías. Ej. en Bolivia en favor de las minorías indígenas en lugar de la mayoría del pueblo criollo. En Brasil, como ocurrió con Menem en Argentina, para los empresarios y financistas. En España y Francia para la minoría de inmigrantes musulmanes en lugar de los gallegos y franchutes. Y así podemos seguir con los ejemplos.

Y lo más grave de todo es que al dejarse de gobernar para las mayorías populares, las minorías beneficiadas con este nuevo régimen, en lugar de integrarse a las mayorías, las rechazan. En Bolivia el ciudadano de a pie la pasa mejor haciéndose el indio que presentarse como lo que realmente es: un criollo. En España y Francia los musulmanes viven como duques gracias a las canonjías que reciben del Estado y putean a las mayorías nacionales. Ni hablar que se les enseñe historia patria o religión cristiana.

Es decir, hoy los gobiernos protegen a la minorías y éstas reniegan contra esos mismos gobiernos. La inmigración dejó de ser con integración sino que es entendida como “ocupación” del territorio que la recibe. La minoría abortista o gay no se conforma con recibir derechos sino que pretende que todos aborten y se sodomicen. La minoría indigenista pretende que todos seamos indios como pasó con la constitución boliviana de 2002, que diez años después se tuvo que modificar porque era un desatino.

Nadie gobierna para las mayorías nacionales. Ningún gobierno se dice nacionalista, aunque pareciera que Trump, Putin y Jimpin lo hacen. Pero ellos son tres giles, los 
vivos somos nosotros. 

(*) arkegueta



H.I.J.O.S. QUE CURRAN CON LOS DDHH


Hijos dice luchar contra el olvido y el silencio, ¿de quiénes o de quién? 
¿Se referirán a la memoria de las acciones terroristas de sus padres o a la reivindicación (apología) de los crímenes y delitos resultante de los actos cometidos por las organizaciones terroristas en los '70 en las que militaban sus padres?

Estos fulanos desaparecerán con el tiempo, asi se llamen CELS, Abuelas, Madres, Hijos, etc, etc, ya que la sociedad no les da pelota.

Se trata de "curros" que se hicieron carne en muchas personas ignorantes, y que el Estado ampara dándoles impunidad, puestos de trabajo o facilidades. 

Lamentablemente los gobiernos se hacen los distraidos, cuando deberían plantarse de lleno y decir lo que piensa la mayoría de argentinos de bien que desean vivir en paz. 

"La memoria es la inteligencia de los imbéciles" decia Einstein.

Me recuerda al último
 logro que tuvieron cuando se declaró por ley que los desaparecidos fueron 30.000, o el último intento de lograr otro desaparecido con el "caso Maldonado".

Todavía estoy esperando la disculpa de DIDH a los argentinos por remar a favor del tema Maldonado pero
 tenemos muchos "actores" que siguen embarrando la cancha, como el trolo de Zaffaroni. 

Sólo el tiempo borrará estos nefastos personajes.

Roberto

miércoles, 18 de abril de 2018

LA POBREZA EN CUBA: UNA ESTADÍSTICA MANTENIDA EN SECRETO

Foto de archivo, el magnate judío sionista Rockefeller, junto al judío comunista, Fidel Castro Ruz.

El Partido Comunista de Cuba no nació de “un repollo”. Tanto movimientos comunistas como capitalistas en el mundo, fueron iniciados por líderes judíos y esto, desgraciadamente, ha continuado igual hasta el día de hoy. El partido de Fidel, por supuesto, no fue la excepción; se fundó en el Centro Popular Hebreo de La Habana, en la calle Zulueta, el 16 de Agosto de 1925. Salomón Mayer y otros cuatro judíos askenazis, se encontraban en el pequeño grupo que fundó el primer Partido Comunista cubano, ellos fueron Grimberg, Vasserman, Simjovich alias Grobart, y Gurbich. Grobart fue quien reclutó como agente en 1948 al criminal Fidel Alejandro Castro Ruz, cripto judío de origen sefardí, poseedor de yates, islas y mansiones. Él, junto a la “máquina de matar”, Ernesto "Che" Guevara Sheinerman, también de ascendencia judía, llevaron a Cuba a la más absoluta miseria económica, social y cultural. Una crónica sobre esta inhumana forma de vivir fue documentada por el periodista independiente, Fernando Donante Ochoa, se la presentamos a continuación.


¿Eliminó el comunismo la pobreza en Cuba?

Una estadística que se mantiene en el más absoluto secreto


HOLGUÍN.- Se les ve acostados en el piso o en el banco de un parque. Sus ropas están raídas y sucias. Unos caminan descalzos, otros con zapatos viejos y rotos. Piden limosnas para sobrevivir.

Escenas similares abundan en Holguín, provincia nororiental cubana donde se incrementan las personas que viven en condiciones de indigencia.

Las autoridades han mantenido en secreto el número de pobres que pululan por las calles, aunque para referirse a ellos los denominan “deambulantes”, un eufemismo que no refleja el drama cotidiano que sufren.

Cuba carece de una ley reguladora para el tratamiento de los menesterosos, por ello el Fiscal General emitió una resolución, la 207 del 2015, donde se norma la facultad de la Fiscalía para atender a estas personas, comenta Dania Pérez Fernández, fiscal provincial especialista en derecho civil y de familia, en un audio al que CubaNet accedió.

Con este fin el Gobierno creó el Centro de Atención Social para ‘Deambulantes’, “que los acoge cuando son recogidos en la calle”. Fernández precisa que “la fiscalía municipal realiza una visita al centro deambulante y controla que allí tenga su avituallamiento”.

Sin embargo, la mayoría de ellos no quiere entrar al Centro donde, por el régimen de vida, dicen sentirse enjaulados. “Allí nos imponen un reglamento que cambia nuestros hábitos y costumbres; mientras aquí en la calle me siento libre y nadie me dice lo que tengo que hacer”, responde a CubaNet Reynaldo que ya estuvo internado en el Centro y ahora duerme en uno de los bancos del parque San José.

La institución, situada en las afueras de la ciudad y gestionada por la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, no ofrece buenas condiciones a sus “huéspedes”.

“Tenemos problemas con el suministro de avituallamiento, zapatos y ropas. El sistema hidrosanitario está deteriorado, mientras que el déficit de agentes de seguridad nos deja expuestos al robo, por estar en una zona apartada”, revela un empleado del lugar que prefiere cambiar su nombre por Camilo para compartir su historia.

Afirma que el Centro de Atención Social no es la solución para evitar que personas estén en situación de calle. “Mientras el salario promedio en Cuba sea inferior a 30 dólares mensuales y los precios sigan elevados, siempre habrá personas que no podrán pagar el gasto de la canasta básica, no resolverán sus necesidades básicas, tampoco tendrán un techo donde vivir y pronto se convertirán en limosneros”, dice Camilo.

Holguín, una provincia con industrias, fábricas y desarrollo turístico, aporta el 25% de los ingresos del país, convirtiéndola, según datos oficiales, en la tercera economía de la Isla solo superada por Santiago de Cuba y La Habana.


“Pero este desarrollo no se traduce en beneficio para el pueblo. El crecimiento económico no ha detenido la pobreza. Holguín es uno de los territorios con peor distribución de la riqueza y mayor desigualdad social en Cuba”, dice a CubaNet, bajo anonimato, un profesor de la facultad de economía de la universidad Oscar Lucero Moya del territorio.

Los medios locales, en manos del Partido Comunista, no critica el fracaso de las “políticas sociales” del Gobierno, en cambio, justifican la presencia de los limosneros en la calle definiéndolos como alcohólicos o desequilibrados mentales.


Los analistas coinciden en señalar que el déficit de vivienda y el hacinamiento en el hogar han creado una crisis en el ámbito familiar donde algunos de sus miembros son rechazados sin más opción que la calle.

Entre los menesterosos ha llamado la atención uno que en su pulóver lleva una foto del Che Guevara. Cuando le preguntan por qué lo hace, responde que exhibe la imagen del guerrillero argentino como una forma de manifestarse contra el sistema político comunista imperante hace 60 años en Cuba, al que culpa de su pobreza y del cual el Che fue un promotor.

Fotografía: Guerrillero Ernesto Che Guevara Sheinerman, llevando un prendedor con la bandera de Israel.


InfoconNoticias


martes, 17 de abril de 2018

QUÉ ES CONIN



MISIÓN:


“Erradicar la desnutrición infantil en la Argentina, comenzando por Mendoza para luego extenderse al resto de América Latina y el mundo.”

VISIÓN:

“Un país con igualdad de oportunidades en donde todos puedan desplegar su potencial genético y optar con libertad el camino a seguir.”

HISTORIA:

CONIN fue fundada por el Dr. Abel Pascual Albino en la provincia de Mendoza, en la Argentina, el 4 de septiembre de 1993. Albino tomó el exitoso modelo de CONIN Chile, ideado por su fundador el Dr. Fernando Mönckeberg, quien logró exitosamente quebrar el flagelo de la desnutrición infantil en su país y gracias al cual Chile posee el índice más bajo de desnutrición de Latinoamérica. El modelo chileno (Centros de Tratamiento) fue complementado en Argentina con los Centros de Prevención de Desnutrición Infantil y Promoción Humana.
Primero se formó en Las Heras (Mendoza), en el Algarrobal, el Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana que luego se trasladó a la localidad de “El Plumerillo”, donde actualmente se trabaja con 300 niños y su grupo familiar promoviendo hábitos saludables de salud, higiene y nutrición. Algunos años más tarde, se inaugura el primer y único Centro de Recuperación para Lactantes Desnutridos, “Madre Teresa de Calcuta”, donde ya se han recuperado más de 1700 niños desnutridos graves.

Distintas asociaciones se han sumado, adoptando la Metodología CONIN en materia de prevención de la desnutrición infantil y promoción humana, y conformaron así la “Familia CONIN”, una red de Centros distribuida por todo el país. Actualmente, CONIN lleva replicados más de 80 Centros de Prevención distribuidos en 18 provincias de la Argentina. A su vez, existen Centros CONIN en la República del Paraguay, en la República del Perú, y en Gambia (África Ecuatorial).

DR. ABEL ALBINO
Fundador y Presidente de Fundación CONIN

El Dr. Abel Albino nació en el año 1946 en Buenos Aires, Argentina. 
En 1972 se graduó con el título de médico en la Universidad de Tucumán. Al año siguiente, viajó a Chile para especializarse en Pediatría en el Hospital Luis Calvo Mackena; ahí tuvo el honor de conocer al Prof. Dr. Fernando Mönckeberg, donde se contactó por primera vez con la problemática de la desnutrición infantil.

En 1987, se doctoró en Medicina en la Universidad Nacional de Cuyo. 
Después de un tiempo, en 1992, se trasladó a España para estudiar Biología Molecular en la Universidad de Navarra. Le produjo profunda tristeza ver la brecha entre Europa y la Argentina; países tan pequeños y poderosos, frente al nuestro que, siendo infinitamente más rico, se encontraba tan empobrecido. Decidió entonces regresar a Mendoza y organizó un congreso en el que invitó al Prof. Dr. Fernando Mönckeberg, quien disertó sobre la única debilidad mental que se puede prevenir y revertir, la única creada por el hombre, la debilidad mental del desnutrido.

Así, junto a un gran número de colaboradores, el 4 de septiembre de 1993 creó en Mendoza, Argentina, la Fundación CONIN (Cooperadora de la Nutrición Infantil).



TODOS MANOSEADOS


"Una especie condenada a desaparecer y cuyos últimos ejemplares tiritaban de frío bajo la vieja bandera de todas las batallas". Dolores Soler-Espiauba

Por Enrique Guillermo Avogadro

El jueves concurrí a la marcha que pretendía concentrar, frente al Palacio de los Tribunales de la ciudad de Buenos Aires, a toda una ciudadanía harta de soportar el duro peso de un Poder Judicial que la ha abandonado, y que se ha transformado en la más desprestigiada de nuestras instituciones. Y eso no es casual, ya que sin Justicia no hay república posible.

Si bien fue numerosa, no respondió a las expectativas, que aspiraban a reunir allí al menos a un millón de personas, una esperanza que se justificaba en la intensa actividad que se percibía en las redes sociales de quejosos y periodistas de investigación. Atribuyo la menor asistencia a la apatía y a la hipocresía de nuestra sociedad, cultora del famoso "animémonos y vayan".

Si se hubiera logrado alcanzar o, por lo menos, acercarse a esa cifra, otro hubiera sido el resultado. Una multitud de ese tamaño hubiera sido imposible de ignorar para quienes son los máximos responsables del infinito daño que se sigue haciendo desde hace veintiocho años a la Constitución, el contrato social que nos permite vivir en comunidad sin matarnos.

Daniel Sabsay, el único orador, enumeró algunos de los puntos claves que deben ser tomados en cuenta para salir del lodo en el que nuestros jueces -y, con ellos, todos nosotros- nos debatimos. Para no ser reiterativo, sólo citaré a los artífices de la construcción de esta inmunda ciénaga: el Congreso, la Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura.

El primero, por haber habilitado, a instancias de Cristina Elisabet Fernández, la reforma del organismo encargado de la selección y de la remoción de los magistrados, para dar en él un sideral peso a la política en su peor expresión; además, al permitir que integren el Consejo legisladores en ejercicio, vulneró el principio elemental de la separación de poderes. Y por estar en deuda con la sociedad al no sancionar leyes esenciales para mejorar el servicio de justicia y permitir avanzar en las causas más rutilantes, como la extinción de dominio de corruptos y narcotraficantes.

La segunda, por transformar a la Justicia en mero intérprete de los deseos del Ejecutivo, como cuando, sin ponerse colorado, su actual Presidente explicó que los trillados psudo derechos humanos del gobierno kirchnerista, en especial su aplicación tuerta en los amañados juicios de venganza a los militares que combatieron la subversión terrorista, era una política de Estado, consensuada con los otros dos poderes de éste; en este campo se ha llegado al bochornoso extremo de poner como jueces a cargo de los procesos de "lesa humanidad" a ex guerrilleros y a manifiestos militantes de la izquierda insurreccional. Si como muestra basta un botón, no debemos olvidar que formó parte de este máximo Tribunal del país un tipo como Raúl Zaffaroni, protector irredento de los delincuentes, evasor de impuestos y hasta dueño de inmuebles donde se ejercía la prostitución.

Y el tercero, por permitir la desvirtuación obscena de sus objetivos constitucionales, por su fracaso en mejorar la transparencia de los concursos judiciales y, sobre todo, por transformarse en un ignominioso antro donde se trafican influencias políticas y protecciones a los magistrados que se doblan sin romperse, mientras son incapaces de explicar el origen de sus llamativas fortunas personales.

Todo esa panoplia de vicios no hace más que revolcar en el barro la honra y el prestigio de todos los jueces, la enorme mayoría de los cuales son dignos, independientes y preparados; pero, lamentablemente, de cara a la sociedad están representados por los doce (hoy, sólo once) jueces federales y los camaristas en lo penal de la capital, inquilinos de Comodoro Py.

Se ha cuestionado fuertemente la aceptación de las renuncias de algunos de los más notorios, como Norberto Oyarbide, ya que les permite acceder a una jubilación privilegiada y cuantiosa. Sin embargo, parte de esas preocupaciones han comenzado a diluirse ante a la apertura de una causa en su contra por enriquecimiento ilícito, que pretendió disimular haciendo rico a su novio gimnasta; Eduardo Freiler deberá sufrir una similar investigación, y seguramente los seguirán otros jueces, todavía en sus cargos, dueños de mansiones, campos, automóviles de lujo y haras de caballos de carrera.

Todo lo que sucede aquí resulta un reflejo de lo que está pasando en la Cumbre reunida en estos momentos en Lima. Los presidentes se han mostrado incapaces de condenar al gobierno de Nicolás Maduro, que está cometiendo un verdadero genocidio contra el pueblo venezolano. Es cierto que países como Bolivia, Cuba, Nicaragua y otras naciones menores del Caribe se oponen férreamente a cualquier crítica al chavismo, pero eso ya era sabido y se hubiera podido gestar un frente unido para exponer ante el mundo su feroz criminalidad; en cambio, se ha generado un ámbito de discusión ridículo que expone cuán divididos estamos los americanos.

En la Venezuela "rojo-rojilla" se está jugando el futuro de nuestro continente. Para Cuba y otros países, la sobrevivencia del régimen significa ni más ni menos que el cordón umbilical que les permite seguir respirando. Maduro y compañía, aún en medio de la terrible crisis humanitaria que afecta a su propia población, y la diáspora es sólo un signo de ella, continúan subsidiando con petróleo barato a esas naciones a las cuales el populismo ha convertido en inviables y atrasadas. Siendo así, veo como imposible que se logre una solución pacífica ya que los afectados no son, precisamente, niños de pecho que le escapen a la violencia cuando se trata de defender sus posiciones y, menos aún, cuando está en juego su propia vida.

Así, cualquier tentativa de intervención militar, aún bajo el manto de alguna forma de bandera continental, encontrará una furiosa resistencia de parte del gigantesco aparato de defensa que allí se ha montado, con numerosísimos "asesores" cubanos y con el apoyo de Rusia e Irán. Por lo demás, el narcotráfico y la corrupción desaforada disponen de los recursos económicos suficientes para permitirla y financiarla.

Es por eso que soy seriamente pesimista respecto a una definición razonable del problema, aún cuando resulta fácil percibir que las fuerzas armadas venezolanas están divididas entre nacionalistas chavistas, activos narcotraficantes y procubanos; para nada estúpido, Diosdado Cabello ha puesto a cargo de los ministerios y empresas públicas más importantes a generales en actividad extremadamente leales, y dispone de la potencia represiva más eficaz para controlar eventuales conatos de rebelión, como los que se han suscitado recientemente, llevando a la cárcel a quienes osan criticar públicamente la gestión gubernamental.

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado


lunes, 16 de abril de 2018

LOS CULPABLES DE LA INSEGURIDAD!!!


El departamento la capital de la provincia de Santa Fe tiene el más elevado índice de homicidios del país. Actualmente roza los 30 homicidios cada 100.000 habitantes.

Por Orlando Agustin Gauna

Un poco menor es la tasa de homicidios en el gran Rosario.

En el gran Buenos Aires la inseguridad se esconde en cualquier rincón. Los ciudadanos no están seguros en ningún lugar, ni en su propia casa.

Sólo la gobernadora de la provincia de Buenos Aires se siente segura, dentro de una unidad militar.

Los partidos de izquierda y los distintos organismos de Derechos Humanos, madres y abuelas de Plaza de Mayo sólo se preocupan por los terroristas muertos y desaparecidos hace cuatro décadas. Pero guardan silencio sobre las decenas de miles de víctimas de la inseguridad.

Inseguridad por la que les cabe absoluta responsabilidad, por haber fomentado una justicia indiscriminadamente garantista y una política de derechos humanos parcializada.

La clase política timorata, frente a la presión de los violentos grupos de izquierda y de los secuaces de los terroristas de la década del 70, como entonces frente al terrorismo, hoy se ven impotentes frente al avance de la inseguridad.

Al comenzar el año 1976, la clase política, temerosa de ser asesinada por los terroristas, y la población civil, inocente víctima de esos criminales, reclamaron a viva voz, la intervención de las fuerzas armadas, que ese 24 de marzo, tomaron el poder, aniquilando al terrorismo y trayendo seguridad y paz a los ciudadanos de a pie.

Paz y seguridad que volvimos a perder, con el advenimiento de esto que llaman “democracia”.

Hoy, mientras muchos ciudadanos empiezan a mirar hacia los cuarteles. Algo que los políticos no quieren, porque se les terminarían los fueros, las dietas, el canje de los pasajes y todas sus prebendas. Se les terminaría aquel sueño de “yo quiero ser Diputado”, y tendrían que ganarse el pan con el sudor de la frente.

A los secuaces de los terroristas se les terminaría el CURRO DE LOS DERECHOS HUMANOS, y muchos de ellos tendrían que rendir cuentas por los numerosos delitos cometidos bajo el amparo de jueces prevaricadores.

Y hay algo que no se tiene en cuenta, los militares también tienen familiares y muchos sus familiares han sido víctimas de la inseguridad.

Hasta cuándo, van a permitir los miembros de las fuerzas armadas, que sus familiares sean asesinados por la delincuencia?

Hasta cuándo, van a permitir los miembros de las fuerzas armadas, que continúen en injusto cautiverio, quienes a riesgo de sus propias vidas, derrotaron al terrorismo cosmopolita y ateo?

Las fuerzas armadas tienen la palabra…

La clase política nos ha vuelto a defraudar...

Orlando Agustin Gauna


domingo, 15 de abril de 2018

MADURO AMENAZA A MACRI Y A LOS PRESIDENTES QUE DESCONOZCAN LAS ELECCIONES EN VENEZUELA

¿Quiénes son ellos para determinar lo que se hace o no se hace en Venezuela?", alertó el mandatario venezolano.

Maduro definió a Macri como "tres de los presidentes más desprestigiados e impopulares de Sudamérica" Foto:Cedoc

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este domingo que será "muy duro" con los Gobiernos que pretendan desconocer los resultados de las elecciones del 20 de mayo, en las cuales buscará su reelección en medio de acusaciones de fraude por parte de la oposición. "Si se empeña la derecha en políticas intervencionistas, me voy a plantar muy duro. ¿Quiénes son ellos para determinar lo que se hace o no se hace en Venezuela?", alertó Maduro durante una reunión en Caracas con el presidente boliviano, Evo Morales.

"¿Quién es la comunidad internacional? ¿Macri? ¿Santos? ¿Temer? Son tres de los presidentes más desprestigiados e impopulares de Sudamérica. La mayoría de la comunidad internacional son los pueblos. Son unos 'peleles' del imperialismo y saldrán derrotados", señaló Maduro en alusión a los jefes de Estado de Argentina, Colombia y Brasil, respectivamente, quienes pusieron en duda la validez de los comicios venezolanos.

Asimismo, Maduro denunció que los gobiernos de la región pretenden acorralarlo y señaló que hace una década, cuando había una mayoría de gobiernos de izquierda en la región, ellos no intentaron cercar al entonces presidente colombiano Álvaro Uribe, "como se hace ahora con Venezuela". "Pido que retomemos el diálogo en la diversidad, que algunos gobiernos, con su visión intolerante, lo han roto", dijo.

Evo Morales, por su parte, respaldó a Maduro y a los comicios. "No se trata de ser reconocidos, se trata de que seamos reconocimos por nuestra pueblos. Aquí hay dos caminos, el de los ricos y el de los pobres, el del socialismo y el capitalismo", indicó. También consideró que que la mejor forma de ayudar a Venezuela, es "desbloquearla" económicamente, al criticar las sanciones financieras de Estados Unidos contra un grupo de funcionarios venezolanos.

El sábado, en el marco de la Cumbre de las Américas celebrada en Lima, Macri reiteró que el Gobierno no reconocerá los resultados de las próximas elecciones de Venezuela, que se desarrollarán el 20 de mayo: "La Argentina va desconocer cualquier elección de un proceso de este tipo. Eso no es una elección democrática", dijo Macri ante los gobernantes.

"Tenemos que seguir trabajando juntos por una verdadera salida democrática y pacífica para Venezuela", dijo Macri, que mostró además su preocupación por la crisis humanitaria que existe en el país latinoamericano: "Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para que el gobierno de Venezuela deje de negar su realidad".


viernes, 13 de abril de 2018

EL PARQUE DE LA MEMORIA

En ese Parque no figuran las víctimas del ERP, FAL o Montoneros, entonces la memoria es parcial, tuerta y renga... lo que puede ser es muda.

Por Omar López Mato

A orillas del Río de la Plata, sobre la avenida Costanera Rafael Obligado 6745, está el Parque de la Memoria, espacio donde se recuerdan a las víctimas del terrorismo de Estado.

La construcción del monumento fue aprobada el 21 de julio de 1998. En él están consignados los nombres de 8.717 muertos detenidos y desaparecidos durante la dictadura, de los cuales 7.664 corresponden al gobierno del general Videla, 72 a los gobiernos militares que le sucedieron, y 981 pertenecen a los gobiernos peronistas.

No son 30.000, aunque lo griten, aunque prohíban contradecir, aunque amenacen y lo escriban en las pancartas.

"En 42 años que han transcurrido si hubiese alguna otra víctima ya debería conocerse", dijo Graciela Fernández Meijide.

En la lista del Parque de la Memoria figuran 11 muertos víctimas de enfrentamientos internos de los grupos subversivos, jóvenes que no compartían la metodología de sus compañeros y por disentir fueron eliminados.

En ese Parque no figuran las víctimas del ERP, FAL o Montoneros, entonces la memoria es parcial, tuerta y renga... lo que puede ser es muda.

Si no se incluye a las víctimas del terrorismo este no es Parque de la Memoria, sino el Parque de la subversión.

Por eso propongo que en el muro de la Memoria figuren los nombres de los 8 políticos muertos, los 59 empresarios, los 35 sindicalistas, los 3 periodistas, 12 funcionarios, un diplomático, 3 abogados, un juez (Jorge Quiroga), 28 empleados, 5 estudiantes, 4 docentes, 38 ciudadanos, 4 esposas de militares muertas junto a sus maridos, 6 niños asesinados, 133 militares caídos en acción, 20 marinos, 10 miembros de la Aeronáutica, 107 policías de la Federal, y 320 miembros de las fuerzas policiales provinciales, agentes penitenciarios y de gendarmería.

La lista con los nombres la pueden encontrar en: http://www.alfinal.com/política/muertosporlasubsersion.php.

Estas personas también eran argentinos, muchos de ellos no tenían preferencias políticas y aun así fueron muertos.

En esta lista no hablamos de lisiados, ni de huérfanos, ni de los que quedaron con secuelas psicológicas, ni las víctimas de secuestros extorsivos, ni aquellos que fueron heridos durante los ataques o sufrieron la muerte de seres queridos.

Durante la década del '70, Montoneros, el ERP y otros grupos terroristas causaron las siguientes víctimas según fuentes relevadas por el Celtyv (Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas): 1.094 personas asesinadas. 756 secuestros que cobraron más de U$S 80.000.000 en rescates. 2.368 personas heridas. 4.380 bombas detonadas.

Muchos más podríamos haber sido víctimas de la subversión. Recuerdo las amenazas que periódicamente llegaban a casa de mis padres. Ellos, mis hermanos o yo podríamos hoy estar incluidos en esta lista.

Fue una guerra. Dicen que en la guerra la primera víctima es la verdad. A 40 años del desastre ¿continuaremos asesinando la verdad?

Si hablamos del Parque de la Memoria, esta gente, víctimas del terrorismo, también deben ser recordadas.

Por ellas debemos organizar un reclamo para que sus nombres sean incluidos en el Parque de la Memoria.

"A los vivos les debemos respeto, a los muertos sólo les debemos la verdad" (Voltaire).

LaPrensa.com.ar


jueves, 12 de abril de 2018

QUIEREN TORCER LA HISTORIA Y CONVENCER DE QUE VIVEN EN DICTADURA


Es indignante ver a una ristra de gente diciendo imbecilidades a diestra y siniestra, no aceptando nada que corra en contra de sus intereses. Juegan con la ignorancia de la gente, el oportunismo, el fanatismo y la inmadurez de otro tanto de personas. 

Por Mirta Rivero

Mentiras y más mentiras para el sometimiento de un relato que viene de una decena de años. Cuentan con torcer la historia y convencer a muchos que viven en dictadura. Usan esta palabra con tal liviandad que te hace pensar que los pseudo políticos, en esa época, estaban debajo de la cama, sin ver ni oír. Otros, y ya sabemos quiénes son, estaban a miles de kilómetros del escenario real de los acontecimientos y se arrogaron el papel de guerrilleros, pero esto sólo señala la incapacidad de no haber participado en nada de los sucesos y en la búsqueda de una tribuna que endiose su figura. Ellos fueron todo lo contrario. Casi una burla cruel para los que perdieron la vida en la dictadura.

Hoy, se sale a la calle a reclamar por cualquier cosa y no dudan en bajar el martillo de culpabilidad diciendo que tal reclamo es culpa de Macri. Los jóvenes que gritan consignas contra el Gobierno y lo acusan de dictadura, no tienen la mínima idea de aquellos tiempos. Para colmo, la corrupción de parientes de desaparecidos, envueltos en la indignidad, no cuentan los avatares pasados. En dictadura existía la falta de libertades, de garantías individuales, prohibición de libros, de series, canciones y películas, la revisión de nuestros objetos cuando estudiábamos, la palpación de ropas, el pedido de documento con tan sólo transitar en la calle, el no poder reunirse más de dos personas en una esquina. No teníamos Congreso, prohibieron los sindicatos y cercenaron la actividad de los partidos. ¿Creen que se podía hacer piquetes, reclamar cortando una calle, romper edificios públicos o pintarlos? ¿Creen que se podía desafiar a la autoridad a viva voz, imaginan tirar piedras, mostrar un palo amenazándolos? Las calles estaban custodiadas por el Ejército y se veían los carros donde llevarían a quienes ellos marcaban.

Es la hora de la verdad. La corrupción genera mayor riqueza que trabajar en agricultura o industria. ¿Y entonces? Si no hacemos algo, las mafias serán realmente quienes ejerciten el poder. Siguen intentando derribar al Gobierno quienes han estado antes, sin respetar el voto popular. No recuerdan que el proceso electoral de este Gobierno lo organizó y controló el kirchnerismo y hablan tantas estupideces haciéndole mal al país. Pero de todos los eventos y acontecimientos se empeñan en decir: “Macri lo hizo”. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se convirtió en un clásico por la presencia de un ex juez, cuya idoneidad está en tela de juicio porque era dueño de propiedades alquiladas para prostíbulos. Aunque en el caso Maldonado hubo falsedades de personas que se atribuyeron representarla. Un verdadero papelón y pasó a ser un culebrón en donde Cristina quiso ser estrella. Además, la actuación de la Justicia con su ir y venir, sólo contribuye más a un clima de feria, pero a una feria de disparates.

miércoles, 11 de abril de 2018

EL JUICIO A LAS JUNTAS DE COMANDANTES, QUE GOBERNARON DE FACTO 1976-1983


1. La teoría de los dos demonios

El Dr. Raúl R. Alfonsín en los últimos años del gobierno militar expresó en varias oportunidades que la ciudadanía argentina estaba agredida por dos terrorismos de signo contrario: por un lado las organizaciones subversivas terroristas y por el otro "grupos descontrolados de las fuerzas armadas y de seguridad". Esta versión permitió inicialmente a los políticos continuar las relaciones con los mandos del poder militar, tratando de lograr beneficios particulares o partidarios. Posteriormente cuando la Junta Militar, antes de dejar el gobierno clarificó públicamente que todo lo actuado en la lucha contra la subversión –aún por las Fuerzas de Seguridad y Policiales– era un acto de servicio, el sentido inicial cambió, englobándose en el segundo campo a todas las instituciones participantes.

Por ello, al asumir como presidente Alfonsín, enjuició sólo a los mayores niveles de conducción de las Fuerzas Armadas que habían impartido las órdenes y a los máximos dirigentes de las organizaciones armadas subversivas terroristas. Esta visión política, fue bautizada por la izquierda como la “teoría de los dos demonios” la que fue apoyada por los partidos políticos en general y los dirigentes de los ámbitos económicos sociales y gran parte de la población (influida por los medios de comunicación social) ya que con ello lograban colocarse de “espectadores” y sin responsabilidades en la lucha fratricida.

Esta teoría simplista pero interesada, evitó enjuiciar a políticos y funcionarios del gobierno constitucional anterior al Proceso de Reorganización Nacional, al tomar como punto de partida el 24 de marzo de 1976. Esta teoría tuvo también –aunque por distintos motivos– la crítica de los ex miembros de las organizaciones subversivas terroristas, quienes opinaron. Con esta aberrante interpretación de lo sucedido, el alfonsinismo abordó el problema del pasado simplificándolo a una pelea de bandas de delincuentes.

La política alfonsinista sobre la historia descalifica todo el proceso previo de nuestra sociedad y las condiciones políticas institucionales en las que se desarrollaron los conflictos dentro de esta escalada de violencia. Perdían así relevancia los golpes de estado con participación de partidos políticos, la proscripción, etc. En su lugar y en lugar de la verdad se colocó el Código Penal. Quedaban así reducidos al plano jurídico más de 30 años de historia. Más aún, podríamos decir que la metodología aplicada (el proceso penal) y la teoría que lo sustentó (los dos demonios) contribuyeron a ocultar la historia y obturar sus enseñanzas. Tal vez, ese haya sido su objetivo. No se podía con esa teoría y de esa forma explicar los recurrentes golpes de estado. Ni siquiera el del 24 de marzo de 1976 fue considerado antijurídico, tan es así que las Juntas Militares no fueron acusadas por el delito de sedición ni de usurpación de poderes del Estado. En cambio, el Código Penal, sí le permitió al radicalismo y a muchos otros colocarse por fuera de las responsabilidades históricas. Dejaron sólo a la guerrilla y a las FFAA en el lugar de la barbarie.

Volviendo a la teoría de los dos demonios cabe describirla como históricamente falaz, institucionalmente hipócrita y éticamente insostenible. Acá nos parece pertinente transcribir las declaraciones de Alicia Pierini, secretaria de Derechos Humanos en el primer gobierno de Carlos Menem: "Cuando asumí ya había sido dictado el indulto. Con ese tema siempre tuve una idea original si se quiere: siempre cuestioné toda la política del alfonsinismo; cuestioné que se viera enmarcado dentro del Código Penal lo que había sido una lucha política, con crímenes de guerra, pero lucha política. Cuando se hace el juicio a las juntas en el año 1985 yo cuestioné que esto jurídicamente no tenía destino, que sería un hecho político con formato jurídico. Porque en derecho penal hay autores, coautores, cómplices, encubridores. Si seguíamos aplicando el derecho, acá no quedaba nadie en pie o por lo menos medio país iba a tener que sentarse en el banquillo de los acusados. La verdad es más importante que el castigo. Es más importante el hecho político que el jurídico… (Viviana Gorbato, Montoneros los soldados de Menem, ¿Soldados de Duhalde? (Ed. Sudamericana, 1999)

2. El Juicio a las Juntas de Comandantes

Tres días después de la asunción al Poder Ejecutivo Nacional el Dr Raúl Alfonsín dispuso mediante el Decreto 158/83 la instrucción por parte del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de una causa contra los miembros de las tres primeras Juntas Militares del llamado Proceso de Reorganización Nacional instalado como gobierno de facto a partir del 24 de marzo de 1976.

Este tribunal, al no tener competencia para juzgar a las Juntas Militares como tales, resolvió procesar a los integrantes de la primera Junta Militar en su carácter de “comandantes de sus respectivas fuerzas”. Cabe aclarar que el gobierno militar de facto instaurado a partir del 24 de marzo de 1976, tenía como órgano supremo la denominada “Junta Militar” (constituida por los tres comandantes de las FFAA). En ella residía la totalidad del poder político y por lo tanto la responsabilidad última de la guerra contra el terrorismo. Esa Junta Militar reunida en pleno fue la que decidió continuar la guerra para aniquilar la subversión (Acta de Objetivos del Proceso de Reorganización Nacional; publicada en el B.O. 29/3/76), donde se ordenó cómo, cuándo, dónde y en qué forma se aplicarían los medios militares en esta guerra.

La uniformidad de estos procedimientos de combate en toda la nación acredita este hecho. También instruyó a la Cancillería en cómo debía proceder en relación con los reclamos internacionales por los DDHH, la relación con la Iglesia Católica respecto de los supuestos desaparecidos, etc. La mutua colaboración entre las distintas FFAA no podría haber sido planeada ni ejecutada sin la aprobación de la Junta Militar. La intención del fiscal Strassera de juzgar a las Juntas como responsables primarias en la lucha contra la subversión terrorista fue rápidamente descartada por la Cámara Federal. De esta forma se evitó tratar las responsabilidades políticas y, consecuentemente, excusar de imputaciones a los gobiernos civiles anteriores (1973, 74, 75 y primeros meses del 76) al mismo tiempo que se “judicializaban” actos bélicos.

Por último el llamado Documento Final (referido a la guerra contra el terrorismo) que fue de autoría de la Junta Militar, dio por aprobado todo lo actuado en contra de la subversión terrorista, incluyendo los “procedimientos inéditos” a los que así califica y admite su existencia. Este documento fue difundido en forma pública el 28 de abril de 1983. Sancionada la Ley 23.049 “Modificaciones al Código de Justicia Militar” promulgada el 13 de febrero de 1984 que estableció en su artículo 10, entre otras cosas, la falta de obligación de la “Instrucción” (la suspensión de las etapas de los hechos imputados) daba un muy exiguo plazo de seis meses y el control por parte de las Cámaras Federales, a la actividad del Consejo Supremo. Se observó desde un principio que esa ley en realidad vulneraba el principio constitucional de que “ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa…
 (Art.18 de la Constitución Nacional) y beneficiaba, al no ser reconocido el enfrentamiento armado como hechos bélicos, a las organizaciones armadas clandestinas como se comprobó ya que fueron tratados como delitos comunes finalmente prescriptos y nunca investigados.

Evidentemente el Dr Alfonsín fue presionado por sus “promesas de campaña” por la izquierda y las organizaciones de DDHH –compuestas por familiares y militantes– viéndose obligado por razones políticas e ideológicas de su entorno a promulgar una ley anticonstitucional, que favorecía la expectativa que había creado para llegar al poder. Los partidos políticos que usufructuaron siempre del poder en cargos públicos en todo el país (incluso en el gobierno de facto donde los partidos políticos aportaron los intendentes: UCR 310; PJ 169; MID 94; otros partidos 122) no quisieron, en general, discutir la ley. Se subieron a la ola de las reivindicaciones que, luego de los juicios, fue imposible parar.

El 4 de octubre de 1984, sobre la base de la nueva y cuestionada ley la Cámara Federal en lo Penal se avocó al juicio quitándole las actuaciones al Consejo Supremo de las FFAA con la excusa de lentitud en el proceso que no podría cumplir con el plazo acordado. En ese momento el sumario contaba con 1.600 fojas y por cuerda separada corrían 500 expedientes, así como también mantenía en “prisión preventiva rigurosa” a dos de los tres procesados (Tte Grl Videla y Alte Massera). Al avocarse esa Cámara recibió un apoyo importante en personal y medios para su trabajo, con la colaboración permanente de 30 empleados afectados hasta los fines de semana, a cargo del secretario de actuación Dr. Juan Carlos López y el prosecretario de Cámara Sr. Julio César Estévez. Dotación que no dispuso nunca el Consejo Supremo de las FFAA por lo que se desprende que esa era una acción prevista por el gobierno.

Paralelamente, Alfonsín ordenó una investigación por parte de la CONADEP (ver capítulo 8 pertinente) convocada por decreto, la que por sus características no tenía la idoneidad requerida para el ámbito judicial. Sólo aportó denuncias, en la mayoría de las veces sin pruebas (con presuntas víctimas y datos muy incompletos, la mitad sin documento de identidad para ser identificado, otros ni siquiera con la fecha de desaparición, etc., lo cual además de extraño confirmaba la idea de sumar la mayor cantidad de denuncias para juzgar a los militares ya que los terroristas quedarían a salvo) y conducida, en los niveles intermedios y como “escribas”, con personas parcializadas que eran militantes y familiares de los presuntos desaparecidos.

Finalmente el 9 de diciembre de 1985 la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal dictó su “sentencia” en la Causa 13 del año 1984 cuyo expediente tenía 38.000 fojas y en la que constaba que declararon 833 personas y se recibieron 80 exhortos remitidos por vía diplomática, armándose 700 casos de personas. De la parte final de la misma (pág. 843) “Graduación e individualización de la Pena” rescatamos el 4º párrafo que echa por tierra las afirmaciones del Prólogo del Nunca Más: (…) “Aunque ello no quita gravedad objetiva a los delitos cometidos, corresponde hacer mérito de que los hechos juzgados se produjeron como reacción a los criminales ataques que la sociedad y el Estado argentinos sufrieron por parte de las organizaciones terroristas. Esa agresión, además de haber debilitado la fe en la aptitud de los medios legales para la preservación del orden y los derechos individuales, produjo una angustiosa sensación de inseguridad sin la cual estos hechos no hubieran podido ocurrir”. (Lo resaltado es nuestro).

La mencionada sentencia aclara en la página 844 que en el presente juicio se trata de delitos comunes, el Tribunal impondrá las penas que correspondan con arreglo al sistema de los artículos 55 y 56 del Código Penal. Finalmente se nombra a los sentenciados con la pena que se le atribuye a cada uno, para determinar luego el cómputo de vencimiento de las mismas.

1. Jorge Rafael Videla. Reclusión perpetua.

2. Emilio Eduardo Massera. Prisión perpetua.

3. Orlando Ramón Agosti. Cuatro años y seis meses de prisión.

4. Roberto Eduardo Viola. Diecisiete años de prisión.

5. Armando Lambruschini. Ocho años de prisión.


En todos los casos “más la inhabilitación absoluta perpetua”. La sentencia fue apelada ante la Corte Suprema, por medio de un recurso extraordinario por los cinco condenados por el Ministerio Fiscal y por un grupo de particulares damnificados.

El 30 de diciembre de 1986, el Alto Tribunal dictó sentencia con modificaciones:

1. .Por unanimidad confirmó las condenas de Jorge R. Videla, Emilio Eduardo Massera y Armando Lambruschini.

2. Por unanimidad revocó las condenas de Roberto Eduardo Viola en relación a dos casos y a Orlando Ramón Agosti en otros tres. Por mayoría redujo la condena del primero a 16 años y 6 meses de prisión y al segundo a 3 años y 9 meses de igual pena.

3. Por mayoría se mantuvo la responsabilidad de los condenados en carácter de autores mediáticos de los hechos de sus subordinados.

NOTA: Los inicialmente procesados en la causa: Brigadier General (R) Omar Rubén Graffigna; Teniente General (R) Leopoldo Fortunato Galtieri; Brigadier General (R) Arturo Basilio Lami Dozo y Almirante (R) Jorge Isaac Anaya, fueron absueltos al final del proceso.


NUESTRA HISTORIA - ARGENTINA INÉDITA