viernes, 8 de diciembre de 2017

¿QUÉ PASÓ?

¿Será que este caos que no conforma a nadie y parece estar profundamente desordenado, significa vivir en una democracia que respeta la división de poderes? 

Por Malú Kikuchi

El domingo 22 de octubre, hace menos de 2 meses, Cambiemos hizo una memorable elección. Del escaso 2,8% de diferencia que le ganara en las presidenciales al FPV, Siocili-Zannini en 2015, a pesar del ajuste, de los innumerables errores cometidos (siempre reconocidos), del interminable gradualismo, de Maldonado y de tantas cosas más, el mapa del país se tiñó de amarillo.

Y desde hace unos días lo único que se escuchan son quejas. Pero no solamente quejas de los opositores, que son esperables, quejas más virulentas de parte de aquellos que los votaron y esperaban otra cosa del gobierno. Las peores diatribas son contra Macri. En un país acostumbrado, salvo raras ocasiones, a los caudillos de mano dura, esta democrática y respetuosa república, desconcierta.

Macri no encarcela a todos los RAM, a los que deben ser encarcelados y ni a los demás. Olvidamos que Argentina es una nación federal, que las provincias tienen autonomía y se manejan por su cuenta. En particular olvidamos que somos una República y en las repúblicas la base de las mismas son la división de poderes. Macri no puede, no debe inmiscuirse en el poder judicial. Aunque quisiera.

El terrible problema del ARA San Juan, hundido en las profundidades del mar, no es responsabilidad directa de Macri, más bien del gobierno K que asignó $100 millones para su puesta a punta de medio término (30 años). Tanto Cristina como el entonces ministro de defensa, Rossi, mayo 2014, dieron públicamente por hecho, los próximos 30 años de vida del submarino. No ha sido así.

Macri debería pedirle respuestas a su ex ministro de Cambiemos de defensa, Martínez, al jefe de la Armada y a todos a los que dejaron partir al ARA San Juan sin revisarlo a fondo, cuestión de no poner en peligro la vida de los tripulantes. Pero no se hizo. Y a esta altura ya sabemos que la corrupción, mata. ¿Se gastaron los $100millones en el arreglo del ARA San Juan? Dependía de los K, había que desconfiar.

El ejecutivo quiere hacer pasar en extraordinarias y antes de fin de año (las ordinarias van desde el 1/3 hasta el 30/11), las reformas que planteó después de las elecciones. En extraordinarias se tratan solo lo que propone el ejecutivo. En el tema laboral, tema difícil, arduo en Argentina, la gran queja es que los Moyano no lo aceptan, aunque la CGT, sí. Pero que la CGT acepte es un logro mayor, todos los gobiernos anteriores fallaron ante cualquier tipo de reforma laboral. Esta es pobre, escasa, no alcanza, pero por algo se empieza.

Ya están en la cárcel Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi, Lázaro Báez, José López, Amado Boudou, Julio De Vido. Los votantes de Macri gritan que el poder judicial no se mueve. Que es muy lento, lo que es cierto, pero es el horrible sistema que tenemos y que debe cambiar. Ayer, 7/12, el juez Claudio Bonadío dictó el procesamiento y prisión preventiva de todos los implicados en la denuncia del fiscal Nisman, asesinado durante el gobierno K (18/1/2015).

Ya están detenidos Luis D´Elía, Khalil “Yussuf”, Héctor Timerman (en su casa por enfermedad), Carlos Zannini Oscar Parrili, Andrés Larroque, Fernando Esteche (ex Quebracho) y siguen los nombres. Y la frutilla del postre, Cristina Fernández de Kirchner, que ya juró como senadora, entonces el juez pide que sus colegas del senado le quiten los fueros. Ahora nos quejamos de que es un exceso. ¿Y por qué el juez lo ordenó cuando ya juró y no dos meses antes de tener fueros? ¿Macri lo ordenó?

Macri es responsable de la lentitud del poder judicial, hasta las elecciones, y de la velocidad supersónica del mismo después de las elecciones. ¿Por qué no pide que le saquen los fueros a Cristina ahora durante las extraordinarias? Simplemente porque no le compete. Porque el ejecutivo no puede ordenarle al legislativo que haga algo que le compete solo al legislativo. El tema es: “palos porque bogas y porque no bogas, palos”.

El senado aceptó la jura como senador (una vez más) de Carlos Menem que ya tiene 2 condenas en 2ª instancia, le queda solo la Corte Suprema, y nadie pide que se le quiten los fueros. Cristina ni siquiera ha sido juzgada, menos aún condenada. Y no importa lo que pensemos nosotros, Lilita Carrió, el quiosquero de la esquina o Macri, esto le compete al poder judicial y al senado.

¿Será que este caos que no conforma a nadie y parece estar profundamente desordenado, significa vivir en una democracia que respeta la división de poderes? De ser así, a pesar de todos los pesares que estamos pasando, a pesar de que no suceda lo que queremos que suceda y a la velocidad que le exigimos, si esto es vivir en una República que se precie de serlo, ¡bienvenida sea!

LaCajaDePandoraOnLine


jueves, 7 de diciembre de 2017

¿PORQUE LA INMACULADA CONCEPCIÓN ES LA PATRONA DE LA INFANTERÍA?


La Inmaculada Concepción, es la Patrona de la Infantería argentina, tradición recibida de la Madre España. Vaya este testimonio de nuestro afecto hacia todos los “pisaverde” que sufren injusta prisión, por haber cumplido nada más que con su deber. Dios se apiade -y mucho- de los prevaricadores que los mantienen cautivos, porque a nosotros nos costará refrenarnos cuando la taba se les vuelva culera. (Catapulta)

El 7 de diciembre de 1585, el Tercio del Maestre de Campo Francisco de Bobadilla combatía por España y la Fe católica en Holanda. La isla de Bommel, situada entre los ríos Mosa y Waal, era el reducto defendido por el Tercio Viejo, bloqueado por completo por la escuadra del Almirante.

Cinco mil hombres guarnecían la isla, “cinco mil españoles que eran a la vez cinco mil infantes, y cinco mil caballos ligeros y cinco mil gastadores y cinco mil diablos
, como dijera de ellos un almirante francés.

El bloqueo se estrecha cada día más; ya no quedan víveres, ni pertrechos de guerra, ni ropas secas. Sólo frío y agua y barro y desesperanza. Alejandro Farnesio, el gobernador de los Países Bajos, envía unos refuerzos que nunca llegan. Los maestres Carlos Mansfeld y Juan del Águila tratan, en vano, de socorrer a los sitiados; no hay esperanzas de auxilio.

El jefe enemigo propone entonces una rendición honrosa. La respuesta de Bobadilla es inmediata: “Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos
. Ante tal respuesta, Holak recurre a un método infalible para acabar con la resistencia española.

Como las aguas del Mosa discurrían por un canal más alto que el terreno ocupado por los soldados, abre una enorme brecha en el dique y las aguas se precipitan sobre el campamento del Tercio, que pronto se ve rodeado de ellas por todas partes. No queda más tierra firme que el montecillo (apenas cincuenta metros) de Empel, donde, abandonando impedimenta y pertrechos, han de refugiarse los soldados, so pena de perecer ahogados.

En esta situación, un soldado del Tercio cavaba una trinchera “más para tumba que para guarecerse, cuando tropezó con un objeto de madera allí enterrado. Era una tabla flamenca en la que estaba pintada, en vivos colores, la Inmaculada Concepción.

Comenzó el soldado a gritar y acudieron sus compañeros que, colocando el cuadro sobre la bandera española, a modo de improvisado altar, cayeron todos de rodillas entonando la Salve. El Maestre Bobadilla, considerando el hecho como señal cierta de la protección divina, arengó así a sus soldados. -“¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota, pero la Virgen Inmaculada viene a salvarnos. ¿Queréis que se quemen las banderas, que se inutilice la artillería y que abordemos esta noche las galeras enemigas?” 
-“¡Si queremos!”, fue la respuesta unánime de aquellos españoles.

Un viento huracanado e intensamente frío se desató aquella tarde helando las aguas del Mosa. Los españoles, marchando sobre el hielo en plena noche, atacan por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y alcanzan una victoria tan completa que hace decir al almirante Holak: “Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro
.

Los católicos holandeses calificaron los sucesos que habían dado lugar a la salvación de los españoles del ejército del Rey como "Het Wonder van Empel", "El milagro de Empel"

El 8 de diciembre de 1585 entre vítores y aclamaciones, la Inmaculada Concepción fue proclamada patrona de los Tercios de Flandes e Italia. Pero habría que esperar 269 años para que la bula del Papa Pío IX, Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854 proclamase como dogma de fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima. 

Posteriormente, el 12 de noviembre de 1892 por real orden de la Reina Regente doña María Cristina de Habsburgo, se dice:
“Declara patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción”


CatolicosAlerta

miércoles, 6 de diciembre de 2017

SEÑORA CARLOTTO: NO ES CIERTO LO QUE USTED AFIRMA


La gran mayoría del pueblo argentino, durante la dictadura militar fue espectadora de ese proceso, pero jamás cómplice porque no teníamos la capacidad o intención de empuñar algún arma para dar muerte a algún hermano de cualquiera de los dos bandos. 

Por Ricardo Bustos

Para quienes tenemos la juventud acumulada en nuestro cuerpo, el recuerdo alimenta los tiempos felices y los otros. En lo personal y habiendo transitado muchas épocas de golpes de Estado en nuestro país, son inaceptables las expresiones de la señora Estela Carlotto, titular de la "organización" Abuelas, cuando afirma con vehemencia que 
"los argentinos fuimos víctimas de una dictadura cívico militar" porque me tocó vivir en carne propia el terror del sonido de las balas de los terroristas cerca de mi cuerpo. 

Dios me bendijo al permitir que sea padre muy joven, pero padre como los de antes, que nos hacíamos cargo de la responsabilidad que representan cumplir con tan preciado compromiso de vida. Como profesional de la radio y televisión, recuerdo que en pleno proceso, trabajaba de día en los estudios de mi querida LU6 Emisora Atlántica de Mar del Plata y de noche, para arrimar un poco mas de dinero al hogar, cumplía tareas en la planta transmisora de la radio que estaba ubicada en el recordado parque municipal de deportes de sobre la avenida Juan B. Justo, frente a la bicicletería del campeón mundial de ciclismo Juan Curuchet. Cierto día, a las 12 de la noche cuando ingresaba para cumplir mi turno, estaciono el querido Citroen 2 CV debajo de un árbol, como era costumbre y en ese momento escucho una voz que provenía de un pino a mi lado izquierdo que me ordenaba bajar por el otro lado arrojándome al suelo. En ese instante comenzó una balacera que venía de ambos bandos y mi compañero, el querido Reynaldo Abel Contreras, junto al Jefe técnico de la Emisora Don Angel Fortini que vivía precisamente en el mismo edificio de la planta junto a su esposa Marta, quien se había refugiado debajo de la cama en el dormitorio, estaban cuerpo a tierra. Fueron interminables minutos de temor e incertidumbre porque en medio de nuestro silencio, no sabíamos cuando podíamos ponernos de pie. Pasó un tiempo y pudimos divisar en las penumbras, figuras que huían saltando los alambrados con rumbo desconocido y la llegada de las autoridades que, con linternas en mano, revisaban el terreno para ver si había quedado alguno de los atacantes. Era obvio que la misión de estos grupos guerrilleros, fue tomar las instalaciones de la planta transmisora y desde allí realizar alguna proclama referente a sus actividades.

No, señora Carlotto. No es cierto lo que usted afirma. La gran mayoría del pueblo argentino, durante la dictadura militar fue espectadora de ese proceso, pero jamás cómplice porque no teníamos la capacidad o intención de empuñar algún arma para dar muerte a algún hermano de cualquiera de los dos bandos. 


Todos de alguna manera lo sufrimos y somos los mismos que seguimos con nuestras vidas, luchando para tratar de encaminar de la mejor manera esta forma de vida, en democracia, con diferentes matices en las opiniones e ideologías, pero sin violencia. Este es nuestro mundo, el mismo que usted critica cuando trata de gorilas a quienes hoy gobiernan el país, ignorando que están en ese sitio porque una gran mayoría del pueblo les dio su voto para que intenten sacarnos de la barbarie a la que nos llevó el gobierno que usted aplaudió durante tantos años, dejando en la otra vereda a ciudadanos que, como usted, buscamos justicia todos los días, con los derechos humanos para los niños y abuelos desnutridos, las madres que no saben como hacer para sacar a sus hijos de la droga, para que las escuelas sean la segunda casa de los niños pero en serio y aprendan lengua, historia y todas las materias de la currícula sin que les impongan ideologías a los alumnos y por sobre todas las cosas, luchamos para que la justicia haga algo para que los corruptos del gobierno que usted sentía como propio, devuelvan todo lo que se han robado al resto de los argentinos que no participaron de esa larga fiesta que dejó al país al borde de la desintegración política, social y económica.

"La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo"
Platón 427 AC-347 AC) Filósofo griego.

Ricardo Bustos
Locutor Nacional - Comunicador
Capioví - Misiones


LA DEMOCRACIA TUITERA



Twitter proporciona el instrumento más sofisticado de control social jamás urdido, la fiscalización plena del pensamiento… ¡la auténtica parusía democrática!

Por Juan Manuel de Prada



Las viejas religiones nos enseñaban que también puede pecarse de pensamiento. La democracia, en su combate con las viejas religiones, ha distinguido entre pecado y delito, hasta lograr que todos los pecados sean inocentes y todas las virtudes delictivas. Así ha hecho realidad el designio paternalista del Gran Inquisidor de Dostoievsky: «Nosotros les enseñaremos que la felicidad infantil es la más deliciosa. (…) Incluso les permitiremos pecar, ya que son débiles, y por esta concesión nos profesarán un amor infantil. Y ellos nos mirarán como bienhechores al ver que nos hacemos responsables de sus pecados. Y ya nunca tendrán secretos para nosotros».

Pero la democracia, como sucedáneo religioso que es, no ha renunciado a penalizar sibilinamente los pensamientos. Tocqueville lo explicaba en “La democracia en América”: «Los tiranos habían materializado la violencia; pero las repúblicas democráticas de nuestros días la han hecho tan intelectual como la voluntad humana que quieren reducir. El despotismo, para llegar al alma, golpeaba vigorosamente el cuerpo; y el alma, escapando a sus golpes, se elevaba gloriosa por encima de él. Pero en las repúblicas democráticas la tiranía deja el cuerpo y va derecha al alma. El amo ya no dice: “Pensad como yo o moriréis”, sino: “Sois libres de no pensar como yo. Vuestra vida, vuestros bienes, todo lo conservaréis, pero a partir de ese día seréis un extraño entre nosotros. (…). Os dejo la vida, pero la que os dejo es peor que la muerte”».

Para lograr este objetivo, la democracia no violenta las almas, sino que las moldea a su gusto mediante métodos de control social, para que nadie tenga la impresión de estar obedeciendo, sino abrazando (¡con auténtico fervor democrático!) sus directrices. Hasta hace poco, tales métodos de control social, aunque muy sutiles, actuaban desde instancias externas a nuestro pensamiento. Con Twitter, sin embargo, la democracia ha logrado controlar los (pido perdón por la hipérbole) pensamientos de la llamada “ciudadanía” desde dentro; pues –como ha escrito Santiago Alba Rico– «nuestra cabeza es ya la red misma, pensamos directamente en Twitter, sin pasar por nuestro propio cerebro». De este modo, la democracia alcanza su apoteosis: puede generar pensamiento uniforme haciéndonos creer que somos más libres que nunca (y la máxima expresión de esta libertad uniformizada sería el retuiteo, ese regüeldo automático del pensamiento); y, a la vez, puede fiscalizar de manera instantánea todos nuestros pensamientos mediante algoritmos, de tal manera que ya no haya secretos para el Gran Inquisidor. Gracias a Twitter, todos nuestros pensamientos automáticos (todos nuestros pensamientos democráticos) están controlados por un nuevo Sauron, que al fin dispone de aquel Anillo Único «para gobernarlos a todos, para encontrarlos a todos, para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas».

En esta democracia tuitera que ha culminado la tiranía del alma profetizada por Tocqueville aparece de vez en cuando un pobre psicópata deseando la muerte a un ministro, o la violación en manada de una diputada. Pero la democracia debe ser comprensiva e indulgente con estas expansiones, tan propias de esa felicidad infantil que procura la abolición del pecado, del mismo modo que las viejas religiones eran comprensivas con los sueños de naturaleza lasciva. A fin de cuentas, a cambio de unos pocos sueños húmedos en forma de exabruptos, Twitter proporciona el instrumento más sofisticado de control social jamás urdido, la fiscalización plena del pensamiento… ¡la auténtica parusía democrática!

ABC/PrensaRepublicana

martes, 5 de diciembre de 2017

ABUELOS, ESA LACRA QUE LOS POLÍTICOS QUIEREN SACARSE DE ENCIMA


A esta altura de los acontecimientos, poco y nada importa si este u otro gobierno, miran para otro lado a la hora de pensar en alguna solución a la afligente situación que padecen los jubilados que cobran "la mínima". 

Por 
Ricardo Bustos

Los jubilados pagan luz, gas, agua y servicios como cualquier mortal del país, pero con una diferencia abismal entre lo que perciben a fin de mes unos y otros. No todos los medicamentos los cubre el PAMI y para atender su salud, es un largo peregrinar cuando de conseguir un turno para el profesional que le han asignado se trata. Muchos hijos se están haciendo cargo de los gastos de los mayores porque no ven ninguna solución a corto plazo. La ley que, seguramente se aprobará en el Congreso, ha sido declarada inconstitucional por la mayoría de los profesionales que entienden en la materia y una vez mas, aunque no sirve para nada, comenzará la catarata de juicios como se viene haciendo hace muchos años sin ninguna respuesta del Estado. Juicios con sentencia no se abonan y en muchos casos, los pocos que han tenido resolución favorable de pronto pago, encuentran un panorama desolador al comprobar que el beneficiario ha fallecido sin poder disfrutar de aquello que esperó tantos años y le correspondía por derecho propio. Este es el caso de mi señora esposa que el año 2009 inició la demanda con su abogada y el mes de julio de este año falleció sin tener alguna respuesta, una carta, una disculpa o algo que justifique la espera por algo que le correspondía percibir.

A veces pienso que esta dirigencia política, de cualquier partido político o ideología, ignora que algún día el lugar que hoy ocupa la generación dorada de los abuelos, se hará dueño de ellos y recién, cuando les toque en carne propia sufrir el paso del tiempo en sus cuerpos, será tarde para lamentos.

La conciencia es el conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos. Así las cosas, podemos pensar que a los políticos, les está faltando algo en su manera de gestionar. Hay presupuesto para que el La secretaría de Cultura de la Nación tiene dinero suficiente para que el INCAA pueda disponer de fondos para filmar películas, para el Instituto Nacional del Teatro, Concurso cortometrajes "Comunidades afrodescendientes, Reconocimiento, justicia y desarrollo",Concurso internacional de ensayos de cocina y migración", Financiamiento para proyectos socioculturales que involucren a comunidades migrantes iberoamericanas, ¿sos solista o participas en una banda? participa del concurso con tu canción original. Para no continuar hasta mañana escribiendo sobre el despilfarro de nuestros dineros, basta mencionar que el programa "Festejar" estimula el desarrollo de celebraciones populares brindando herramientas para revalorizar la identidad y el trabajo colectivo. Conectando los festejos de todo el país como nuevos escenarios para la circulación de artistas, potenciando sus capacidades de gestión local, el desarrollo de las economías regionales, la valoración del patrimonio inmaterial y el turismo cultural en toda la República Argentina.

Como vemos, ninguna de estas posibilidades que ofrece el Estado, tiene alguna actividad que se relacione con el trabajo genuino para revalorizar esa cultura que se perdió en el país y fué fruto de los que hoy somos viejos pero heredamos de nuestros padres o abuelos.

No es difícil encontrar el destino de los dineros que está faltando para mejorar, aunque sea en parte, la situación crítica, casi en estado terminal que padece la clase trabajadora veterana que hizo de nuestra nación una fábrica de herramientas para que las nuevas generaciones tuvieran el camino abierto hacia el nuevo mundo, el mismo que hoy se les viene encima porque no aprebdieron la lección.

Planes sociales sin esperar nada a cambio, celulares de última generación que cuestan $ 20000 para enviar mensajes o ver en sus pantallas cualquier cosa menos aquello que les abra sus cabezas para encontrar alguna solución a los problemas que causa la pobreza social, cerveza a cualquier hora, mucha cerveza, droga de cualquier tipo sin ningún control, chicas que no se cuidan en sus relaciones íntimas y a los nueve meses deben cambiar sus vidas porque sus niños ocupan el lugar que antes era parte de la diversión.

En medio de esta masacre socio cultural a la que nos ha llevado la dirigencia política, estamos los viejos sentados en la tribuna, observando, como si fuera un partido de fútbol con el resultado que todos conocemos sabiendo de antemano que va a ganar el mas poderoso.


"Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen"
Henry Ford (1863-1947) Industrial estadounidense.

Ricardo Bustos
Locutor Nacional - Comunicador
Capioví - Misiones


lunes, 4 de diciembre de 2017

FANATISMO Y SENTIMIENTOS

Facundo Jones Huala. Foto:Cedoc 
Hay una nueva zona liberada de la Argentina en la que soldados enmascarados de una organización subversiva pueden palpar de armas a las autoridades extranjeras para permitirles el ingreso a su territorio.

Por Jaime Duran Barba *

La egolatría y el fanatismo degradan al gobernante cuando la política lo absorbe todo y se convierte en su único vínculo con la realidad.

Les pasa eso a los que mezclan la religión con la política, a los terroristas de todas las pelambres, a líderes que hablan sólo cuando pueden obtener réditos y no sienten realmente nada por los demás. Generalmente fracasan, y cuando triunfan, encabezan gobiernos chatos o siembran el terror.

He conocido también dirigentes capaces de pensar más allá de la política, de crear, de apasionarse por la historia, por la astronomía, de ayudar a un necesitado sin que nadie lo sepa, de sentir solidaridad con otros, sea cual sea su posición política. Se acercan al ideal de príncipe del que habla Lao Tze, que hace el bien a la gente sin esperar que lo recuerden.

Los fanáticos no pretenden comprender la realidad sino que la amoldan a conjuntos de supersticiones que justifican su entusiasmo por la violencia. Odian la democracia, creen que la mayoría de la gente es inferior y que vota manipulada por demonios. Desde hace muchos años llenan las calles con banderas rojas esperando que se levante el proletariado, pero son capaces de ser solidarios al mismo tiempo con el gobierno oscurantista de los clérigos iraníes o con exóticos integrantes de movimientos que pretenden que volvamos a la edad de piedra. Afirmaron que a Santiago Maldonado se lo llevó la Gendarmería, manipularon testigos, falsificaron informes de inteligencia, se opusieron a que se buscara el cuerpo en el río Chubut, impidieron que las autoridades lo buscaran. Tenían una verdad que estaba más allá de la torpe realidad.

Pasa algo semejante con el doloroso caso de la desaparición del submarino San Juan, en que la mala fortuna de los miembros de la Armada se mezcla con el enorme dolor que embarga a tantas familias, cosa que tiene sin cuidado a algunos que arman espectáculos, buscan culpables, creen que se posicionan para el futuro a costa del dolor ajeno. Nunca vi que surgieran de la nada tantos especialistas en submarinos, que ni siquiera se han subido a un bote pero saben cómo eran las condiciones de la nave y qué condiciones debía cumplir para navegar con seguridad. Sólo la superficialidad de algunos líderes oportunistas y comentaristas improvisados puede explicar la falta de respeto a los sentimientos de las familias y a los conocimientos de los expertos.

Pasó lo mismo con la última operación del RAM para ocupar un parque nacional en Bariloche.


Algunos enmascarados, dirigidos por un Jones Huala, tomaron violentamente un parque nacional. Cuando un juez ordenó que los desalojaran atacaron con lanzas, cuchillos, hondas, piedras y revólveres a los prefectos. La madre de los activistas protestó porque los calumniaban: sus hijos atacan a las autoridades con todo, menos con armas de fuego. En el enfrentamiento murió un enmascarado. Desarmaron a las fuerzas del orden para investigarlas, dejaron a los invasores con su armamento, en posesión de las tierras, para que puedan alterar el escenario del enfrentamiento. Hay una nueva zona liberada de la Argentina en la que soldados enmascarados de una organización subversiva pueden palpar de armas a las autoridades extranjeras para permitirles el ingreso a su territorio.

Los grupos de defensa de los derechos humanos expresaron su solidaridad con los terroristas en Buenos Aires. Pintaron en el Cabildo “44 menos”, burlándose de la desgracia de los marinos, y “exigimos la aparición sin vida de Patricia Bullrich”. No está claro si los narcotraficantes solamente aplaudieron su ocurrencia o también financiaron la campaña en contra de la ministra que más los combate.

El incidente del submarino San Juan permitió que se hicieran visibles muchas cosas. Fue emocionante comprobar que había tanta solidaridad institucional y personal. Miles de personas de distintos países trabajaron más de 12 horas diarias con la esperanza de salvar la vida de los tripulantes. Sabemos que la tendencia a ayudar al semejante en problemas está en nuestros genes, es uno de los mandamientos que compartimos con los bonobos, según Frans de Waal, pero algunos nos sentimos más contentos de pertenecer a esta especie cuando esa tendencia se expresa en eventos como ése.

Conversé con Mauricio Macri pocos minutos después de que habló en la sede de la Armada. Estaba conmovido. No sabía qué más podía hacer para ayudar a los marinos que estaban en el submarino. Recordé lo ocurrido cuando apareció el cadáver de Maldonado: la noticia le dolió, y llamó a la madre para manifestarle su solidaridad. Ni en estos casos ni en otros que ocurrieron a lo largo de más de 12 años permitió que se redactara un comunicado que lo beneficiara políticamente pero no expresara su verdadero punto de vista. Felizmente es un ser humano con sentimientos al que no lo atontó el poder; más que político, sigue siendo la persona con virtudes humanas de siempre.

*Profesor de la GWU. Miembro del Club Político Argentino


domingo, 3 de diciembre de 2017

DOBLE VARA CON LOS VIOLENTOS DE UN SECTOR MAPUCHE




Un reciente comunicado de la RAM reivindica lo que llama sus "acciones de resistencia".


Por Jorge Lanata


Casi toda la gente que conozco que defiende a los grupos violentos de mapuches, vive en Barrio Norte. Hippies con OSDE. Es en vano intentar discutir el tema: la violencia mapuche “es una mentira de los medios monopólicos” o, caso contrario, “los mapuches fueron torturados y vejados hace doscientos años y debemos sentirnos culpables”. Ellos son, por su lado, los verdaderos dueños de la tierra (siguiendo esa lógica, los mapuches usurparon a los dinosaurios). Su adhesión snob le otorga a los mapuches una categoría particular, les aceptan conductas que condenan en los no-mapuches. A las feministas, por ejemplo, no les importa que la mujer mapuche esté obligada a ser ama de casa o bruja (machi). A los demócratas no les molesta que el Lonco no surja de una votación, sino del privilegio de la sangre. A los laicos tampoco les molesta que la religión ocupe, en los mapuches, la misma o mayor importancia que los valores civiles.

Cuando sucede en los “blancos” la misma conducta es condenada: los llaman fanáticos, fascistas, intolerantes. Observan la mayor parte de los problemas sociales que los mapuches sufren (discriminación, desempleo) como problemas especiales, olvidando que eso le sucede a todos los pobres del país; su origen los convierte en pobres con privilegios de reclamo. Si un grupo de habitantes humildes de Neuquen quema una camión o cobra “peaje” en la ruta es un delito, pero si lo hace un mapuche es una reivindicación.

El gobierno K (en este caso ya no vecinos de Barrio Norte sino de Puerto Madero) tuvo un sueño incompleto: entregarle a los pueblos indígenas los parques nacionales. El sistema de parques nacionales –son treinta y tres- está destinado a proteger el patrimonio natural y cultural del país y pertenece a toda la comunidad. El proyecto tuvo una especie de plan piloto en el Parque Lanin, 413.000 hectáreas en Neuquen, en el marco del denominado “comanejo” por el que se formó un directorio donde las autoridades mapuches y las del Parque tienen igual representación. Hoy mismo puede verse en la puerta de entrada del Parque Lanin un panfleto en el que Facundo Jones Huala pide la renuncia de la ministra de Seguridad. El único arraigo de esas comunidades en el Parque es político, y no ancestral.

Otro proyecto en marcha con el mismo sentido es el llamado Barrio Intercultural de San Martín de los Andes, donde se instala una comunidad mitad mapuche mitad “huincs” (los huincas vendríamos a ser nosotros) manejada por el inefable Juan Grabois, el amigo del Papa que extorsiona al Gobierno pidiéndole subsidios a cambio de disminuir el numero de cortes y piquetes. El concepto es curioso: como si los barrios que reúnen descendientes de italianos, españoles y árabes no fueran multiculturales. Respecto a la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) es difícil decir cuántos son: veinte personas, cincuenta o mil. En cualquier caso son una minoría ruidosa y no representativa. En los últimos días, se han transformado en un ente mitológico: todos hablan como si nunca hubieran existido, y los atentados fueran un invento de los medios.

Gobiernos progresistas como el de Michelle Bachelet, en Chile, no dudaron en calificar como terrorista a su grupo hermano, la CAM. Aquí esa palabra representa un problema: está mal visto llamar terroristas a quienes usan el terror para conseguir resultados políticos. ¿Cómo llamar a quienes incendian propiedades? ¿Cómo llamar a quienes extorsionan en la rutas cobrando peajes? Lo curioso es que mientras el obispo de Bariloche, Juan Jose Chaparro, dice que “nunca los vio” y fomenta la negociación de igual a igual con quienes ocupan ilegalmente un bien del Estado, los mismos miembros de la RAM reconocen en público sus actividades y las reivindican; explican que esto es sólo el comienzo y reparten folletos a los adherentes enseñandoles cómo planificar actividades futuras.

Un reciente comunicado de la RAM reivindicó lo que llama “acciones de resistencia a través de la conformación táctica de Unidades Ancestrales de Liberación Territorial UAL”, y las describe: 

-Paraje Mallin Ahogado, sabotaje mediante dos quemas de retroexcavadoras que prestaban servicio al imperialista británico Joe Lewis, mayor accionista de energía eléctrica del país.

-El Hoyo: sabotaje quema de cabañas del mafioso Sindicato de Petroleros Privados del Chubut.

-Sector rural El Hoyo: quema de dos máquinas pertenecientes a Minas Magri, quienes destruyeron el mallin por la extracción de turbas.

-Quema de puesto La Escondida, perteneciente a Benetton.

-Emboscada con armas de fuego en Ruta Nacional 40 sector rural Epuyen: un móvil dañado y un oficial con impacto de bala en el chaleco antibalas.

-Sabotaje a la empresa Plantas del Sur que exporta frutillas a Europa. Se destruyeron tres tractores, dos campings, dos arados y una casilla.

La investigación liderada por el fiscal general José Gerez señala también el caso del homicidio del sargento Jose Aigo en 2012 y ataques a concesionarias y pozos petroleros en la zona del Alto Valle. En distintos allanamientos se encontraron armas de guerra, rifles Winchester, pistolas y varios kilos de marihuana. Quienes siguen el tema no descartan que parte de la actividad de estos grupos sea el narcotráfico en un sitio donde la frontera es de fácil acceso y no tiene control alguno.


En https://porlatierraycontraelcapital.files.wordpress.com/2016/07/kutralwe-_-informativo-v1.pdf bajo el titulo “Kutralwe” puede encontrarse el “Manual mapuche de sabotaje y confusión”, que explica “el arte de golpear sin ser golpeados, hacer acciones de sabotaje sin represalia o investigaciones posibles dejando pruebas falsas que confundan a los persecutores y lo hagan perder el tiempo buscando un seudo responsable que no existe o es imposible de perseguir bajo sus mismas leyes y normas impuestas”. Kutralwe le enseña al militante que conducta tener ante las detenciones, cual es la nueva ley de control de armas y explosivos, etc.

El Gobierno ahora toma como una sorpresa algo que lleva años sucediendo. Y tampoco tiene un plan al respecto. Las declaraciones de Patricia Bullrich y Gabriela Michetti luego de la muerte de Rafael Nahuel, ocupante del Parque Nahuel Huapi a manos de la Prefectura, no fueron oportunas. Ambas sostuvieron que “el beneficio de la duda lo tiene que tener siempre la fuerza de seguridad que ejerce el monopolio de la fuerza”. El jurista Roberto Gargarella escribio en su blog: “Es el Estado el que debe probar que actuó bien, el que debe hacer un esfuerzo extraordinario para justificar cada paso que quiera dar usando su fuerza y el que debe someterse a estrictos controles cuando se mueve en dicho terreno. Por eso lo rodeamos de organismos de control”.

Si el Estado remedia las injusticias del terrorismo con nuevas injusticias, lo único que hace es atizar el fuego.Los jueces, por su lado, favorecen que las pruebas desaparezcan: no se animan a allanar, respetando territorios sagrados u ocupaciones armadas. Como decíamos arriba, la RAM debe estar compuesta por un grupo de decenas o cientos de personas. No son muchos, pero saben lo que quieren. Nosotros, no.


Clarín


sábado, 2 de diciembre de 2017

SAINETE NACIONAL


"Me dijeron que en el reino del revés un ladrón es vigilante y otro es juez"María Elena Walsh


Por Enrique Guillermo Avogadro


El Gobierno y la Armada confirmaron lo que intuíamos: ya no es posible que los tripulantes del ARA "San Juan" sean encontrados con vida, aunque se seguirá intentando localizar la nave. A sus familiares y a toda hombres de mar expreso el profundo dolor que me embarga; rezo a Stella Maris por el eterno descanso de sus almas.

¡Ay, Tato Bores, qué falta nos haces! La Argentina sigue dando que hablar al mundo entero, como siempre lo ha hecho; antes, por nuestra reconocida cultura y nuestro potencial económico, ahora y desde hace varias décadas, por lo asombroso de nuestra decadencia, producto de un suicidio colectivo que parece no terminar. Es natural, toda vez que no hemos dejado nada sin trastocar, ensuciar o destruir.

El el mismo H° Senado de la Nación que albergó figuras tales como Aristóbulo del Valle, Carlos Pellegrini, Nicolás Avellaneda y tantos otros ciudadanos ilustres, ratificó su condición de aguantadero de peligrosos y reincidentes delincuentes cuando juraron -"por Dios, por la Patria"- entre quienes fueron electos en octubre, Cristina Elisabet Fernández, Carlos Saúl Menem y Adolfo Rodríguez Saa. ¡Que trío de joyitas!

La renovada legisladora arrastra ya tres procesamientos firmes por corrupción, y está muy cerca de recibir otro, nada menos que por traición a esa Patria por la que juró. Menem soporta una condena, confirmada en doble instancia, por el contrabando de armas a Ecuador y a Croacia; no está firme porque la Corte Suprema aún tiene a estudio un recurso del ex Presidente y, mientras se pela las pestañas, lo habilitó para reasumir como Senador; para colmo de vergüenza, fue el encargado de izar la bandera nacional en el acto. Y el último, "el Adolfo", viene de dar vuelta la elección que había perdido en su eterno feudo mediante el sencillo procedimiento de hacerse con un millonario subsidio, otorgado por su hermano el Gobernador de San Luis, con el cual adquirió públicamente electrodomésticos para comprar votos.

En el sur del país, otro catastrófico Juez federal, Gustavo Villanueva, ordenó a las fuerzas de seguridad retirarse de un parque nacional usurpado por los falsos mapuches del RAM, con lo cual éstos pudieron modificar el escenario del último enfrentamiento armado, que costó la vida a un joven compañero de ruta de los invasores. Este episodio no debería sorprendernos porque otro magistrado -Gustavo LLeral- permitió, hace un mes, que los enmascarados okupas palparan de armas a los efectivos federales antes de habilitarles la entrada a otro campo "recuperado", donde murió ahogado Santiago Maldonado.

Luego, el Obispo de Bariloche, Mons. Juan José Chaparro, convocó a ¡las partes! a un diálogo de paz, equiparando al Estado Nacional con la banda armada, ladrona y asesina, que amedrenta a los pobladores de la zona y quema estaciones de tren y pozos petroleros. Hasta la propia madre del último fallecido, una verdadera mapuche y -como la enorme mayoría- ciudadana pacífica, dijo que habían lavado el cerebro a su hijo y rechazó las ceremonias fúnebres que pretendía organizar el RAM durante cuatro días.

Debemos recordar que, de la marcha convocada para protestar por esta última muerte, quedó una repugnante pintada en la pared del Cabildo, "44 menos"; si algo faltaba para calificar definitivamente a estos mal paridos, su alegría por la desaparición de los marinos resulta suficiente.

Mauricio Macri, finalmente, verbalizó un claro respaldo a la posición de Patricia Bullrich, Ministro de Seguridad, firme en la defensa del accionar de las fuerzas de seguridad federales, que no pueden ser puestas en pie de igualdad con quienes desconocen la soberanía argentina sobre las tierras "sagradas" que, dicen, les pertenecían ancestralmente y que pretenden la escisión de las mismas respecto a la Argentina y a Chile.

Con esa correcta actitud, el Gobierno anotició a la ciudadanía que se dispone a enfrentar, con toda la fuerza del Estado, el peligroso foco subversivo que, con apoyo y financiamiento de las organizaciones guerrilleras latinoamericanas y de los narcotraficantes, se está instalando en el sur. A quienes pretendan minimizarlo por el escaso número de los integrantes del RAM, les sugiero estudien cuántos miembros del ERP actuaron en 1974 en Tucumán, pretendiendo que se reconociera el territorio que ocupaban como un estado beligerante, o sea, en guerra con la Argentina.

Pero todo esto se da en el marco de importantísimas reuniones internacionales que se llevarán a cabo aquí hasta noviembre del año próximo, cuando se den cita los líderes de los países que integran el G-20. Cada vez que ello ocurre en algún lugar del mundo, las agrupaciones anarquistas y antisistema desatan un aquelarre de violencia, que sólo se logra controlar cuando entran en acción los ejércitos y las policías de las naciones anfitrionas. Me pregunto con qué elementos podremos garantizar la seguridad de esos encuentros si, como se ha visto en estos días, permitimos que periodistas bastardos los cubran permanentemente con un manto de sospecha, amén de mantener encarcelados a quienes el Estado les encomendó esa misma tarea hace ya cuarenta años.

El miércoles fueron dictadas las sentencias en la causa ESMA, el proceso más amañado de todos aquellos denominados "de lesa humanidad". Fueron condenados a cadena perpetua muchos oficiales que, a la sazón, contaban poco más de veinte años y a los cuales sus superiores les ordenaban la detención de los subversivos para luego entregarlos en los diferentes centros de encarcelamiento. Es completamente ridícula la teoría utilizada por los jueces para condenarlos, ya que es impensable que personal que revistaba en los grados inferiores del escalafón militar tuviera algún poder de decisión sobre la represión.

En el tema de los derechos humanos, el Gobierno está en deuda con la sociedad, en la medida en que el propio Presidente se comprometió a terminar con el "curro" montado a su alrededor, sobre todo a través de las aún oscuras y ocultas indemnizaciones multimillonarias pagadas a los terroristas y sus familiares, pero también en relación al nulo reconocimiento a las víctimas civiles del accionar de las organizaciones ilegales y la indispensable revisión de las causas judiciales armadas para concretar la venganza contra los vencedores militares de la guerra de los 70's.

A la escena tragicómica nacional se sumaron los gremios docentes que, insólitamente, se resisten a que se conviertan en universidades los actuales institutos de formación, algo que logró en Ecuador su admirado "socialista del siglo XXI", Rafael Correa. Pero la foto de los cabecillas quejosos (Roberto Baradel y Hugo Yatsky), que ya decretaron una huelga en el tramo final del ciclo lectivo, revela la clara intencionalidad política de este contrasentido, toda vez que son acérrimos seguidores de Cristina Kirchner.

Como se ve, María Elena Walsh fue sólo una adelantada cuando escribió "El reino del revés".

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado


jueves, 30 de noviembre de 2017

POLÍTICA PARA LAS FUERZAS ARMADAS Y DERECHOS HUMANOS

Más vale tarde que nunca. Después de décadas de autismo generalizado unos pocos políticos (para ser generoso, unos cinco) del oficialismo y uno que otro periodista independiente han caído en la cuenta de que el país debe tener una política de defensa y que para algo existen las Fuerzas Armadas. 

Por Mauricio Ortín

Los demás siguen en una nube de gases. Con “bueyes” de esta laya viene arando la Argentina desde 1983 a la fecha. Los resultados están a la vista. El naufragio del submarino ARA San Juan reveló, en consonancia con la tragedia, el grado extremo de indigencia material en el que se encuentra la institución que supo libertar a Chile y al Perú y hundirle la mitad de la flota a Gran Bretaña. Pero, si bien los submarinos, aviones y tanques son importantes para defender la sociedad, los verdaderamente imprescindibles son los hombres. Un ejército no se hace de la noche a la mañana ni con cualquiera que anda por ahí en búsqueda de una ocupación. La tradición, basada en el heroísmo, el honor y el ejemplo de sus combatientes, constituye por lejos el más valioso capital ético de la institución militar. Capital que el Estado tiene el deber de preservar, honrar y cuidar celosamente. El soldado que, dadas las circunstancias, marchará al frente de guerra debe estar convencido de que su sacrificio valdrá la pena y que obtendrá el reconocimiento de la sociedad por la que pelea.

De allí que y sin exagerar un ápice al respecto, opino que desde 1983 en adelante la clase política argentina ha actuado con una irresponsabilidad y una desidia rayana con la traición. Lo mismo se puede decir de instituciones y colectivos como la Iglesia, los empresarios y los sindicatos; quienes asumieron en mayor o menor medida y como verdadero el relato perverso que, de la década del ’70, hicieron los sobrevivientes de ERP y Montoneros. Éste, básicamente, se fundamenta en la doble mentira del “genocidio” y de los 30.000 desaparecidos que niega los actos terroristas de los subversivos. La mentira instalada en los medios y en el discurso de los tres poderes de la Nación y de las provincias, no tardó en establecerse como “lo políticamente correcto”. Para la democracia el rol a desempeñar por los militares es el del “chivo expiatorio perfecto”; los “perejiles” a quienes endilgar sus gestiones  ineptas, mediocres y, en el caso del kirchnerismo, ultracorruptas. Los ex terroristas, por su parte, borran de la memoria sus horrendos crímenes presentándose como víctimas. Linda “patriada” esta de destruir a las Fuerzas Armadas y de Seguridad proclamando, urbi et orbi, el intrínseco carácter “genocida” de sus miembros. Esa y no otra fue y es la verdadera y única política para las instituciones militares que se esconde tras el eufemismo de “Política (de Estado) en Derechos Humanos”.

En los ’70 la subversión marxista intentó acabar con las instituciones armadas con el recurso del asesinato y fracasaron; que el estado democrático, al que querían derrocar, haga ahora el trabajo del ERP y Montoneros suena ridículamente macabro. La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y los jueces y fiscales federales disponen de un presupuesto millonario para ese fin. Nuestros niños estudian con textos obligatorios donde el término “genocida” es sinónimo de militar. No hay dinero para equipar las FF.AA. pero sobra para demonizarlas. Los juicios de lesa humanidad El Tribunal Oral Federal de Tucumán, por ejemplo, en su fallo condenatorio en la causa, “Operativo Independencia”, sostiene que los militares ejecutaron “un plan sistemático y generalizado contra una parte de la población civil por sus ideas políticas”. El fiscal, Pablo Camuña, a su vez, dice: “El Ejército, con las unidades sumadas a él o puestas bajo su control, invadió y ocupó la provincia de Tucumán durante un período que llegó por lo menos hasta 1978”. La falsedad de estos dos disparates no resiste el más andrajoso análisis. ¡El ERP fue la fuerza militar (¡no civil!) invasora que intentó ocupar Tucumán! ¡El Ejército Argentino fue el que lo impidió cumpliendo la orden del gobierno constitucional! Por cierto y para los señores jueces, la sigla ERP significa Ejército Revolucionario del Pueblo; la palabra clave es: E-jer-ci-to ¿Se entiende?

En medio de todo esto, la Sra. Gabriela Michetti, ya en la mitad de su gestión como vicepresidente viene a desayunarse sobre la urgente necesidad de definir una política para las Fuerzas Armadas e invita a consensuar entre todos los argentinos eso que Duran Barba no previó. Ahora bien, antes de siquiera esbozar dicha política Macri deberá resolver si hace equipo con Lorenzetti, Verbitsky, Carlotto, Pérez Esquivel, Cortiñas, Jones Huala, Del Caño, Víctor Hugo y la CIDH o se pone la camiseta de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de la que es jefe. Es que, como dicen Las Sagradas Escrituras: “Nadie puede servir a dos amos”…
Mauricio Ortín
Centro de Estudios Salta


miércoles, 29 de noviembre de 2017

TRIPULANTES DEL SUBMARINO ARA SAN JUAN: MÁRTIRES DE UN SISTEMA PERVERSO



Por Irma Argüello (1)

No quiero esperar el resultado de la búsqueda del ARA San Juan entre olas y profundidades del Mar Argentino para hacer esta reflexión. Es que el desenlace, cualquiera sea, seguramente empañará por la euforia o la pena lo que debemos verdaderamente reconocer, y es la tragedia que viven las Fuerzas Armadas en la Argentina.

Los tripulantes del ARA San Juan ya eran mártires antes de ese 15 de noviembre en que se establece el último contacto. Es un martirio que viene desde lejos y que va desde el desprecio y aprensión de la sociedad hacia los "milicos" hasta la crónica falta de presupuesto y capacitación para operar con la dignidad que todo gran país le debe a sus Fuerzas Armadas.

Lo que tenemos hoy es el resultado de años y años de una campaña sistemática de destrucción de la moral y del equipamiento, de pretender atribuirle a cada uno de sus cuadros el total de las culpas de los graves errores cometidos por unos pocos "iluminados" en aquellos gobiernos militares que terminaron hace ya 35 años. Sería equivalente a que Alemania, tras la posguerra, hubiera seguido alimentando el rencor hasta los 80. No fue así, dieron una vuelta de página, que aquí nunca ocurrió, y los resultados están a la vista en términos de posición en el mundo.

Esta erosión intencional, esta destrucción sin prisa y sin pausa, está hoy patéticamente ilustrada por la absoluta incapacidad de nuestras fuerzas de rastrear a nuestros compatriotas marinos por medios propios, necesitando de la ayuda generosa de países a los que frecuentemente denostamos. Ante la indiferencia y la crítica "explicable", aunque injustificable por parte de nuestra sociedad, hoy actúan en la búsqueda los "piratas" del Reino Unido y los "imperialistas" de los Estados Unidos, junto con efectivos bien entrenados y equipados de Chile y Brasil.

Nuestros compatriotas militares

Nadie hoy abraza la carrera militar para volverse rico o para tener reconocimiento social, todo lo contrario, el que lo hace enfrenta indignidades y privaciones, entonces ¿por qué lo hacen? La respuesta es sencilla, porque en su corazón anida una vocación, viven sentimientos nobles y resuenan los ejemplos de aquellos que en el pasado hicieron de nuestra Argentina un gran país. Lo hacen también por el sueño de que lo vuelva a ser, aportando ellos su pequeño granito de arena.

Del otro lado encuentran todo tipo de dificultades: equipamiento obsoleto o defectuoso como en este caso, indolencia y falta de idoneidad, por decir lo menos de los que han sido puestos allí para mandar, no por ser los más aptos, sino los más funcionales a este sistema perverso.

Me refiero no solamente a civiles sino también, lamentablemente, a militares. Así y todo estos valientes han seguido adelante poniendo todo de sí. Una vez conocí a un capitán de un buque de la Armada que contó en confidencia que cada vez que llegaba a puerto tenía que ir él mismo a la ferretería para comprar de su bolsillo las cosas imprescindibles que hacían falta.

Ese pequeño ejemplo de los que hay miles encierra atrás desinversión y una situación presupuestaria crítica en la que los salarios se llevan más del 70% del presupuesto militar, que es menos del 1% del PBI (mientras que en Brasil es 1,4% y en Chile, de 1,9%). Esto se ha traducido en aviones y buques que no vuelan ni navegan por falta de mantenimiento, personal sin las horas de entrenamiento imprescindible pero, sobre todo, en la falta de un plan estratégico de largo plazo y de una gestión adecuada de los recursos, en la cual se privilegien los intereses nacionales y los cuadros operativos, frente a las burocracias indolentes y los ideólogos de las relaciones "cívico-militares". La ley de reestructuración militar de 1998, promovida por el ex ministro de defensa Horacio Jaunarena, intentó revertir el deterioro, pero aun aprobada, nunca se cumplió.

Así llegamos a este momento que debe ser considerado un punto de inflexión para nuestras Fuerzas Armadas, ya que de no cambiar la situación, no solo los incidentes —que no son accidentales— continuarán, sino que se llegará a una destrucción irreversible, por más que ahora se inyecte presupuesto.

Lo primero que debemos preguntarnos es si la Argentina necesita Fuerzas Armadas, y la respuesta inmediata es . A los que hablan de Costa Rica como un ejemplo idealizado de Estado sin esta necesidad, cabe responder que de ninguna forma podemos compararnos con el país centroamericano. La realidad, y no la utopía, nos grita que hay mucho por proteger en nuestra Argentina, dadas las condiciones de inseguridad global y la situación geopolítica de América del Sur.

La segunda pregunta es si conviene a los intereses nacionales tenerlas así como las tenemos hoy, y la respuesta es no. En un momento crucial de la historia argentina y como parte de ese plan sistemático, se intentó dividir lo indivisible en los Estados modernos, como son la Defensa y la Seguridad de la nación. A través de leyes que encorsetaron su acción, se las redujo al único destino de defender el país de amenazas de otros estados, una situación muy improbable hoy en día.

Ante la falta de este tipo de hipótesis de conflicto, las instituciones militares perdieron su razón de ser y con ello, su moral. Sin embargo, no es que la Argentina, como todo país, esté exenta de amenazas. Por el contrario, pero son de índole diferente. Mientras debatimos el rol de nuestras Fuerzas Armadas, nuestras fronteras, sin la radarización imprescindible, sin los controles terrestres y sin una ley de derribo adecuada, son porosas al narcotráfico, al tráfico de personas y a cualquier tipo de comercio ilícito. Tal situación, sumada a la corrupción en pequeña y gran escala instalada en nuestra sociedad, también nos hace particularmente vulnerables a las operaciones del terrorismo transnacional, cosa que ya se ha comprobado. Mientras tanto, nuestros mares son depredados casi sin control por pesqueros ilegales atraídos por las riquezas de nuestra biodiversidad, casi excepcional en el mundo. Hoy necesitamos plantear la seguridad a los jefes de Estado que asistirán a la reunión del G-20 del año próximo, y para ello tendremos que recurrir a la protección aérea de otros Estados.

El drama que estamos viviendo con el ARA San Juan y su tripulación descubre crudamente esta realidad, una realidad que debemos afrontar aquí y ahora, desde un cambio conceptual y de la legislación hasta el ordenamiento y reasignación de prioridades en nuestras Fuerzas, con una visión moderna, la de aquellos países a los que les va bien. No hay mucho por inventar, se sabe en el mundo cómo se hace, basta que nos lo propongamos en positivo, neutralizando por fin este sistema perverso que se ha instalado entre nosotros desde hace largo tiempo. Solo así toda esta angustia tendrá algún sentido.

La autora es presidente de la Fundación NPS Global  

Infobae



martes, 28 de noviembre de 2017

¿QUIEN FUE GONZALO GUERRERO, EL PADRE DEL MESTIZAJE?


En 1510 un barco de la flota de Diego de Nicuesa, al mando de Pedro de Valdivia (no confundir con Pedro de Valdivia el conquistador de Chile), a bordo del navío Santa María de la Barca que regresaba a la isla La Española, después de explorar la costa centroamericana, naufragó cerca de las costas de Yucatán, y algunos de sus ocupantes consiguieron salvarse, hubo unos veinte sobrevivientes del naufragio, entre ellos: el Capitán Valdivia, el fraile Gerónimo de Aguilar y el marinero Gonzalo Guerrero.

Cuenta la historia que los supervivientes, que consiguieron alcanzar la costa de la Península del Yucatán, tuvieron el primer encuentro con los grupos mayas predominantes en la zona, un encuentro inicialmente violento, arribaron a Ecab (poblado que dependía de un cacicazgo maya que abarcaba entre otras poblaciones Cancún, Cozumel e Isla Mujeres). Allí fueron tomados prisioneros por los nativos y los presentaron ante Halach Uinik, cacique maya de Ecab, quien decidió sacrificar a cuatro de ellos a sus dioses.

Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero de algún modo lograron escapar hacia la selva. En su vagar lograron dejar atrás a sus perseguidores. Sin embargo días después fueron nuevamente capturados por guerreros mayas de otra tribu más benévola y convertidos en esclavos del cacique de Xamanhá.



Los españoles no volvieron a tener noticias de los ocupantes de aquel barco, dándolos por muertos; sin embargo, en 1519, es decir, nueve años después, Cortés en su exitoso proceso de conquista, llegó al lugar, y se enteró de que dos españoles vivían allí, junto a los indios, desconocían cómo podían haber llegado a aquel desconocido entorno.

Sólo dos personas sobrevivieron a aquel naufragio y a la hostilidad inicial de los mayas, y fueron los protagonistas de esta pequeña historia de la historia, Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar.

Gonzalo Guerrero



Jerónimo de Aguilar


Don Jerónimo de Aguilar era un fraile, en esos nueve años sobrevivió como esclavo de un cacique (jefe) local. Al saber de su existencia, en 1519 Hernán Cortés le envió una carta para que se reuniese con su ejército, consciente de la importancia de contar con un hombre con sus conocimientos.

Aguilar tuvo que pedir permiso a su cacique para acudir al encuentro con los otros españoles, y no sólo lo obtuvo, sino que su amo hizo que un grupo de indios lo acompañase y pidiesen la paz con los españoles (cosa que a posteriori no sería concedida).

Sus conocimientos de la lengua local y costumbres fueron fundamentales en el proceso de conquista de América; durante toda su estancia como esclavo, tuvo siempre muy presente su cultura, y volvió sin pensárselo a su primera oportunidad.


El caso de Gonzalo Guerrero: Un guerrero Maya especial

Diferente fue el caso de Gonzalo Guerrero, el otro superviviente, inicialmente tuvo que soportar las duras condiciones de esclavo, igual que su compañero español, pero en las batallas contra otras tribus tomaba partido, mostrando sus dotes para la estrategia bélica y contribuyendo con ello a la victoria.

Un día, acompañando a uno de sus amos atravesando un río, el amo fue atacado por un caimán, y Gonzalo, con valentía, dio muerte al animal, cuando tenía una posibilidad muy fácil para escaparse, lo que le valió el reconocimiento y la libertad.

Su integración en la cultura local fue tan grande que llegó a liderar múltiples expediciones bélicas con éxito, tatuarse y mutilarse la zonas propias de un guerrero de su rango, y como colofón, se casó con una princesa, para convertirse en uno de los líderes de aquella población, que ya era su pueblo.

Su conversión era tan férrea que incluso aceptó el sacrificio humano de su primera hija, para terminar con la plaga de la langosta, Guerrero pasó de conquistador español, a jefe maya.

Transformación de Gonzalo Guerrero


Cuando en 1519 recibe la carta de Hernán Cortés, su antiguo compañero de naufragio, Jerónimo de Aguilar, temía ya la respuesta de Gonzalo, pues sabía que al culturizarse como maya, había perdido ya su identidad española, y efectivamente Gonzalo rechazó volver con los españoles para quedarse en el Yucatán, pues allí estaban su familia y su vida.
Entonces, Gonzalo Guerrero se dedicó a entrenar a los indios para repeler a los conquistadores españoles que sabía que iban a llegar, les enseñó a no tener miedo de los caballos (en esa zona nunca los había visto), ni de las armas de fuego, para intentar salvar el paraíso en el que vivía, que hoy constituye el parque de Champotón.

Sin embargo, Gonzalo Guerrero tenía que ser consciente de la superioridad bélica de los españoles, pero aún así decidió luchar, y por ello, Francisco de Montejo, encargado de conquistar la zona junto a un ejército en cuatro navíos, relató la especial resistencia que encontró en el Yucatán.

Y es que Gonzalo Guerrero dedicó todos sus esfuerzos a ayudar y combatir a los españoles en diferentes zonas y colaborando con diversas poblaciones mayas, convirtiéndose así en una especie de leyenda entre los mayas, y en uno de los hombres más buscados por los propios españoles.

En cada nuevo territorio conquistado los españoles interrogaban a los guerreros para averiguar su paradero, y a esto respondían con mentiras, como que había muerto de forma natural o que se encontraba en un lugar incorrecto.

La muerte de Gonzalo Guerrero llegó en el año 1536, mientras ayudaba al cacique de Ticamaya con 50 canoas, debido a una flecha que lo atravesó a la altura del ombligo, y un arcabuz lo remató, algo irónico, pues en España Gonzalo era arcabucero.
 
Los historiadores españoles intentaron hacer pasar a Gonzalo Guerrero como un traidor, un hereje (ya que negó a Cristo) y un enemigo de la patria, el propio Jerónimo de Aguilar, fraile que siempre fue fiel a su Fe, se encargó de decirlo.

Sin embargo, las cosas cambiaron cuando Méjico fue por fin liberado en el siglo XIX, entonces los libertadores mejicanos, muchos de ellos descendientes de esos antiguos conquistadores, comenzaron a sentir respeto y pasión por la antigua cultura maya, que en sus días luchó por su tierra.

Y Gonzalo Guerrero encarnó como ninguno la lucha contra la opresión y el colonialismo, pasando a convertirse en un verdadero símbolo de la lucha por la libertad, y han utilizado su nombre en lagos, himnos y calles, y han construido estatuas que lo recuerden, al hombre que representa el mestizaje, y que pasó de ser un villano a convertirse en el héroe de un país.

Estatua a Gonzalo Guerrero


Grandes Colombinos



domingo, 26 de noviembre de 2017

VERDAD INCÓMODA


En Septiembre finalizó el juicio por el Operativo Independencia en la Justicia Federal. Para los más jóvenes hago un breve resumen. Durante el gobierno electo por el pueblo 1973-1976, un grupo sedicioso armado tomó parte del territorio de la Provincia de Tucumán y lo declaró fuera de la República Argentina. Esto quiere decir que desconocía la ley Argentina, por supuesto desconocía nuestra Constitución, y desconocía a las autoridades electas. Implantaron una ley marcial -la del grupo sedicioso- y sus autoridades. La población debía pagar “impuesto revolucionario”[1]). Paraban a los automovilistas, los requisaban, les sacaban plata, etc. El grupo era el ERP, ejército revolucionario del pueblo, y pretendía instalar un sistema marxista, el mismo que fue tan exitoso, por ejemplo, en Cuba. Tuvo amplia ayuda económica, logística y de entrenamiento del exterior [2].



Una parte del territorio argentino estaba en total poder de un ejército insurrecto y fuera del control de las autoridades argentinas y fuera de la ley argentina. Más o menos como las villas 31 y 1-11-14 [3].



Entonces la presidente electa por el Pueblo de la Nación Argentina le da la orden a las Fuerzas Armadas Argentinas de eliminar (exterminar) a las fuerzas que arrebataron parte del territorio argentino a la República Argentina y que alteraron la vida de las personas que quedaron sometidas al ejército sedicioso. Y también para proteger los derechos de los ciudadanos argentinos que estaban sometidos al imperio de un ejército no argentino.
¿Por qué las Fuerzas Armadas y no por ejemplo, la Gendarmería? En primer lugar, porque el presidente que la antecedió dispuso que fueran las Fuerzas Armadas las que enfrentaran a los sediciosos (no sólo el ERP sino todos los grupos armados), segundo porque la Gendarmería, en ese momento, era un cuerpo mucho más elemental que ahora, dedicado, básicamente, a perseguir el contrabando.
Ahora, ¿qué se suponía que hiciera un presidente? ¿Nada? ¿Dejar que parte del territorio lo gobierne un grupo sedicioso armado? La presidente tomó la decisión de recuperar para el imperio de la Constitución Argentina la totalidad del territorio argentino.
¿Alguien que no fueran las Fuerzas Armadas podía enfrentar al ERP? Que lo demuestren. Yo creo que no.
¿Podía dejar que el ERP gobernara medio Tucumán? Era convertirse en Colombia.


Cuando las Fuerzas Armadas con una orden expresa y pública de su comandante en Jefe, la presidente de la Nación, comienza el plan de recuperación de Tucumán, éstas estaban cumpliendo órdenes.
¿A quién enfrentaban? ¿A un conjunto de maestras jardineras? ¿A cultivadores de gladiolos? ¿A Hare Krishnas? Pues no, a un grupo de personas con armamento de guerra y algún tipo de entrenamiento. Y si uno iba allá, lo esperaban a los tiros o ponían bombas. La prueba clara es la cantidad de militares fallecidos en atentados o en enfrentamientos. Además de las víctimas civiles.

El Juicio

La izquierda internacional, con su brazo local, está juzgando a las personas que ejecutaron la orden presidencial. ¿Por qué? Dicen que mataron más de 200 personas. Vuelvo a la afirmación anterior ¿mataron 200 maestras jardineras? ¿O mataron tipos - y tipas - que los esperaban fusil en mano?
Si un militar comete un delito durante una guerra (viola una civil, o entra a una casa y se apodera de algo, o comete crueldad innecesaria), lo juzga la justicia militar, que para eso está. Y la justicia militar entiende que una guerra es una situación especial y juzga en consecuencia. Los militares están entrenados para aguantar ese tipo de presión y no desbarrancar. Por eso la justicia militar es más severa que la civil.



Pero el tribunal federal no va a juzgar inconductas al código de disciplina militar. Van a juzgar que profesionales, bajo la orden formal de una presidente electa, cumplieron con la misma y mataron más de doscientos sediciosos. Que era el resultado lógico, excepto que estos se hubieran rendido incondicionalmente cuando se conoció el decreto presidencial, lo que no sucedió. El ejército insurrecto desafió la orden presidencial y se enfrentó con el ejército de liberación. Consecuencia: hubo muertos.




¿A qué voy?

A que este juicio fue un total despropósito. Uno tiene una fuerza entrenada y disciplinada, el poder político le manda hacer algo y lo hace. No fue en 1976. Fue en 1975, bajo estado de derecho. ¿Y los juzgan por hacer su tarea?
1- Detrás de esta persecución está la izquierda (la que perdió Tucumán por las armas), defendiendo sus ideas y a su gente. Quitándole miles de millones al Estado Argentino, que lo usan para fortalecerse. Tienen detrás fortísimo apoyo internacional. Del partido socialista francés, de los socialistas europeos en general, de los ingleses en particular - pero no por socialistas -, de ong’s que nadie sabe de donde sacan el dinero, y de los organismos internacionales que en la última década han sido cooptados por el socialismo internacional. También el socialismo internacional se ha aliado con el narcotráfico, cosa que sabíamos desde hace mucho, pero que ahora es de público y notorio desde los acuerdos Obama - Bergoglio - Castro - FARC - Evo Morales - Cristina Fernández - Maduro - Santos, y las socialdemocracias europeas (Hollande-Merkel). Todos sabemos que detrás de todos estos juicios hay mucho dinero (indemnizaciones, viáticos a jueces, sobresueldos a jueces y fiscales, viáticos a testigos, y jugosos honorarios para las organización de DDHH, como el CELS y a abogados del tema, como la diputada de izquierda Bregman). Pero creo que el verdadero objetivo no es ninguno de los anteriores, sino asegurarse que, si intentaran nuevamente apoderarse de una parte del territorio, ninguna Fuerza de Seguridad o Fuerza Armada se anime a hacerles frente; porque SABEN que luego quedarían enfrentando tribunales amañados, solos como Margaret Thatcher en Cosquín.

2- La cobardía de la clase política. Muchos políticos son genuinamente “progres”. O imbéciles, que nunca faltan. Y hay otros que saben que todo esto está mal. Por ejemplo, Pichetto o casi todos los senadores del interior. ¿Alguien puede decir con sinceridad que cree que el ex gobernador Closs, actual diputado, es de izquierda? ¿Qué está de acuerdo con este orden de cosas? Tendrá otros defectos, pero éste no. Sin embargo ningún político abre la boca. Todos dejan hacer a la maquinaria de juicios amañados, testigos falsos [4], violar los derechos de la defensa, etc. Causas traídas de los pelos, acusaciones difusas, testigos que afirman que otro le dijo. Cosas así.
3- El partido peronista (justicialista). Hace años que es dirigido por la izquierda. Gente que primero estuvo en el PI, luego con los radicales (la Coordinadora), luego el FREPASO, o del PC, como Filmus, y luego se metieron primero en el gobierno (Alianza-Duhalde-Kirchner), y en los últimos años como autoridades del partido. A la izquierda le cedieron el curro de los DDHH, donde la misma gente, de un lado reclamaba indemnizaciones y del otro las concedía sin control alguno (con peaje, claro). Actualmente controla en partido de Capital y Provincia de Buenos Aires y algunas Patagónicas (poco más). La mayoría del peronismo es conservador. Pero calla. Lo que queda del peronismo, claro está. Y ojo, yo soy de las que piensa que Perón murió hace 42 años y que el peronismo no existe más. Lo cierto es que formalmente el partido subsiste y tiene autoridades electas: gobernadores, senadores, diputados. Y sólo una fracción es de izquierda. La mayoría, que no lo son, no se atrevieron a enfrentarse ideológicamente con Alfonsín, el FREPASO, etc., en sus ínfulas socialdemócratas y en llevar adelante una agenda impuesta por la socialdemocracia europea. ¿Por qué? Para que les dejen gobernar, manejar sus quioscos, lo que fuera. O porque están relacionados con el narcotráfico que tiene como uno de sus vehículos a la izquierda y a la socialdemocracia. Entonces tienen conflicto de intereses. Fuera lo que fuera, ninguno salió a defender la decisión de conservar la unidad territorial que tomó la Presidente Martínez. Mal hecho. Ninguno salió a defender públicamente a los militares que cumplieron órdenes impartidas por su Comandante en Jefe. Ninguno salió a decir que si alguno había cometido un error, era a título individual y tenía que enfrentar una Corte Marcial y no un tribunal civil. En resumen, ninguno, en toda su cobardía, salió a defender a los que nos defendieron a nosotros, como nación. 


Recién la última semana, el senador Pichetto, con el RAM soplándole la nuca, se dio cuenta que si no se actúa ahora, los van a comer vivos en la Patagonia. Tienen FARC obligadas al retiro, con plata y tiempo, tienen violentos en Chile, tienen plata del narcotráfico, tienen zurdos (Cortiñas, Verbitsky, Carlotto, etc.) desesperados que no se les corte el curro. Tienen sangre nueva para que siga la posta, como Gómez Alcorta. Tienen conexiones internacionales, como Amnesty International que reporta al Foreign Office. Y Pichetto se dio cuenta que el 92% de la población patagónica a los mapaches no los quiere ver ni en figuritas y que si no se ocupa, al que van a colgar es a él

Bueno, no se le puede pedir a los hombres de Gendarmería que se jueguen por la Constitución y por la Patria, si luego van a ser juzgados por tribunales digitados por Verbitsky-Zaffaroni-Slokar, que son uno y lo mismo, como la Santísima Trinidad. Pichetto, es por ahí. Debe insistir en esa postura y lo vamos a apoyar. 

Es hora, y lo digo como peronista, que el partido se juegue, mande al demonio a Alfonsín, que después de todo ya está muerto, tan muerto como Perón, y era autoridad de otro partido político, y que el partido defienda la decisión tomada por la Presidente Martínez, que la defienda como una decisión política, que defienda a las personas que llevaron a juicio por el Operativo Independencia. Que lo hagan en público y ante el tribunal. Por dos motivos, primero, porque es lo correcto, y segundo, porque estamos a tiro de piedra de tener que intervenir nuevamente, ahora en la Patagonia y en las tierras limítrofes con territorio narco (Bolivia y Paraguay). El partido debe hacerse cargo de las decisiones tomadas durante el gobierno. Una de ellas, combatir a la insurrección armada. 

Hay gente que cree, erróneamente, que la mayoría de la población piensa como lo que muestran en los medios de comunicación, donde el 98% es progre (Lanata, O’Donell, Zloto, todo el personal de ATC, Nelson Castro, etc.).
No. 

Tampoco piensan como Cortiñas ni Pérez Esquivel.
Algunos políticos privilegian la "polarización", el ganar la elección próxima, por sobre la resolución de problemas. Entonces facilita o tolera el "ruido" permanente.
La población no quiere que les rompan los quinotos, ni corten las calles, ni tomen colegios, ni diez encapuchados en medio del desierto patagónico corten vías férreas o rutas y pidan dinero.
No. 

No quieren nada de eso. Y mucho menos cuando a la cabeza de todo eso están “nenes bien” aburridos y ambiciosos. 



Cuando se pudran, van a pedir a las FFAA o a las FFSS que les saquen las papas del fuego.
Again.

* * *

[1] Constitución Nacional. Artículo 17.- La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada. Sólo el Congreso impone las contribuciones que se expresan en el Artículo 4º. Ningún servicio personal es exigible, sino en virtud de ley o de sentencia fundada en ley. Todo autor o inventor es propietario exclusivo de su obra, invento o descubrimiento, por el término que le acuerde la ley. La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal argentino. Ningún cuerpo armado puede hacer requisiciones, ni exigir auxilios de ninguna especie.
[2] La intervención externa que sufrimos luego de la vuelta de Perón a la Argentina en 1973, nunca fue oficialmente abordada. Hay innumerable bibliografía, pero el gobierno argentino nunca se quejó formalmente con Cuba. No seriamente. Como tampoco se quejó con los envíos de armas por parte de Inglaterra (ver Sebastián Miranda, “La Guerra del Atlántico Sur”).
[3] Es una broma. Más o menos. También son enclaves fuera de la ley argentina los recientemente conocidos "territorios sagrados", aguantaderos de prófugos, bloggers, agentes ingleses, zurdos variopintos, etc. Aquí. http://www.mapuche-nation.org/
[4] Creo que lo mejor que nos pudo pasar como país fue que se publicitaran las declaraciones de Santana, la semana pasada en Chubut. Quedó claro para todo el mundo lo que es un falso testimonio, un testigo entrenado, una mentira preparada por el CELS. Bastante chambón todo, dicho sea de paso. Increíble, con la experiencia que tienen.

Autora: Hyspasia